El ciclo del agua (qué es, ciclos y fases)

¿De qué se trata el ciclo del agua?

El agua pertenece a una de las sustancias consideradas más importantes y abundantes del planeta. Se sabe que más del setenta por ciento de la superficie del planeta es cubierta por agua en estado líquido.

De todo ese porcentaje una gran parte es agua salada, lo demás está congelado en los casquetes polares y una mínima parte se encuentra como gases en la atmósfera. Todo esto hace que el ciclo hidrológico se convierta en un proceso vital para nuestro planeta y además brinda cierta estabilidad.

Conocido también como ciclo hidrológico se trata de un proceso bioquímico considerado el más importante que sucede en nuestro planeta tierra.

En este proceso el protagonista es el agua ya que sufre varias transformaciones que suceden debido a algunas reacciones físicas y químicas. Todo este proceso incluye también desplazamientos que hacen que el agua pase por varios estados de la materia como el sólido, el líquido y el gaseoso. 

¿Cómo funciona el ciclo del agua?

No existe un punto en el ciclo del agua que se pueda tomar como el inicio pues, como sucede en todo ciclo, se trata de eventos que van ocurriendo uno tras otro de forma continua.

En este no sólo está presente el agua sino que involucran algunos otros factores ambientales como, por ejemplo, la luz del sol y el viento. Estos factores pueden ser tanto intraplanetarios como extraplanetarios. 

El ciclo del agua no debe detenerse ya que si, eso sucede, las consecuencias serían catastróficas. Por ejemplo las zonas que se consideran de extremo calor no tendrían la oportunidad de enfriarse y el agua se quedaría estancada dentro de los lagos u océanos. Además toda forma de vida sería afectada de manera directa complicando así su supervivencia. 

Ciclos del ciclo del agua

El ciclo hidrológico es uno en donde el agua circula y se conserva, es por esto que el agua no aumenta en el planeta, porque el agua que está en las nubes viene de los ríos y océanos y viceversa. Todo esto se lleva a cabo en dos ciclos que son el interno y el externo. 

  • El ciclo interno: Es el que se lleva a cabo dentro de la superficie terrestre. Este ciclo se conoce desde el principio pues ya dentro de la tierra existía el vapor del agua. Estos gases permanecían junto al magma que luego salió a la superficie y, luego de enfriarse, se condensó. 
  • El ciclo externo: Éste sucede por fuera de la tierra y es cuando el agua se condensa y luego cae al suelo en forma de lluvia. Cuando la atmósfera está muy fría entonces cae en forma de nieve. 

 Fases del ciclo del agua

En el ciclo hidrológico se presenta una interacción directa entre este, los seres vivos y el mismo ecosistema. Todos ellos dependen de este ciclo para poder seguir funcionando de manera óptima.

Para que este ciclo pueda funcionar de la mejor manera es necesario tener agua pura y de una atmósfera lo más libre posible de contaminación. Si esto no es así el ciclo se vuelve forzado o pesado pues el tiempo en condensar y evaporar el agua es mucho mayor. 

En el ciclo del agua existen diferentes fases, todas sucesivas y complementarias que además se compenetran unas a otras. Estas son las siguientes.

La evaporación

El agua que se encuentra en los océanos constituye más del noventa por ciento de toda el agua del planeta, es por eso que se considera que es ahí donde donde parte el estudio de este ciclo.

Entonces el proceso de evaporación inicia convirtiendo en gas el agua que se encuentra en los océanos, ríos y lagos. Esto gracias a la participación de la luz del sol y el calor cotidiano de la tierra. 

En el caso de las superficies muy frías, el agua no se evapora sino que se sublima pues no hay superficie de agua líquida sino de glaciares y de nieve. Estos deben sublimarse, es decir, pasar directamente de estado sólido al gaseoso. 

La condensación

La condensación  se conoce como una fase externa del ciclo hidrológico. El agua va desplazándose a una distancia grande haciendo que los vientos la esparzan y así enfriar ciertas zonas que se encuentran a mayor distancia del océano.

Cuando el agua llega en forma de vapor a las alturas, ahí ocurre la fase de condensación que es cuando vuelve a tomar su forma líquida. 

Este proceso ocurre de manera gradual oscureciendo cada vez más las nubes hasta que ellas sueltan lo que se conoce como precipitación. 

Las precipitaciones

Las precipitaciones son las lluvias que pueden ser en forma líquida o sólida como la nieve o el granizo. Esta fase comienza cuando las nubes se encuentran lo suficientemente pesadas, cargadas de agua ya condensada.

Entonces todo esto causa un desequilibrio en la nube haciendo imposible que siga conteniendo agua dentro y comienza a soltarla. 

La manera en la que estas precipitaciones caen sobre la superficie de la tierra tiene mucho que ver con el clima y la fuerza del viento. 

El derretimiento y las aguas escurridas  

Esta fase comienza cuando, una vez que caen las precipitaciones en tierra firme, estas comienzan a escurrirse o filtrarse hacia el interior de la superficie de la tierra. Esto es causado por la gravedad y la topografía.

Esto puede ocurrir tanto con agua líquida como en los casos en los que se encuentra en un estado más sólido como, por ejemplo, la nieve. Eventualmente comienza derretirse volviendo entonces a las aguas de los ríos, lagos y océanos donde el ciclo del agua continúa. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *