Ley de la conservación de la materia: antecedentes y ejemplos

¿De qué se trata la ley de conservación de la materia?

Es una ley que también se puede llamar Ley de Conservación de la masa o Ley de Lomonósov – Lavoisier. Este último nombre es a causa del par de científicos que fueron los que postularon esta ley. Esta ley se trata de un principio químico que establece que la materia no se puede ni crear ni destruir por medio de una reacción química, sino que se transforma. 

Lo que esto quiere decir es que la totalidad de la masa que se encuentre en medio de una reacción, debe mantenerse en todo el tiempo que dure la reacción. Es decir que  debe ser constante. Significa que no puede ser cambiada sus proporciones cuando el proceso de reacción logre culminar. En este punto es posible que la totalidad de la materia si haya conseguido obtener algún cambio. 

La postulación de la ley de conservación de la materia

Esta ley fue postulada en el año 1748 por un par de científicos simultánea e independientemente. Ellos fueron Mijaíl Lomonósov, de origen ruso y Antoine Lavoisier, de origen francés. Un dato curioso y que llama mucho la atención es que esta ley fue descubierta un tiempo antes de poder descubrir que los átomos existían y toda su teoría atómica. Esta teoría atómica permite explicar de manera mucho más sencilla explicar todo el fenómeno de la ley de conservación de la materia. 

Esta ley de conservación de la materia ha sido clave en lo que es la química contemporánea pues permite explicar que es posible crear o destruir a conveniencia la masa en energía y viceversa. Entonces comprendemos que se crea materia en energía y energía en materia. 

Antecedentes de la ley de conservación de la materia 

En esa temporada en la que esta ley fue descubierta y luego postulada, la química tenía una visión muy diferente de la que tiene en la actualidad. Esto con relación a las diferentes reacciones que puede tener la materia. En ocasiones, las afirmaciones apuntaban hacia una dirección totalmente contraria a lo que realmente dice esta ley. 

Robert Boyle realizó algunos experimentos en el siglo XVII en los cuales pesaban diferentes metales antes de que fueran oxidados al dejarlos expuestos al medio ambiente. Luego de que adquirían cierta oxidación eran pesados nuevamente. 

En esos experimentos Boyle notó un incremento en el peso de los metales luego de ser oxidados y esto se le atribuía a que en ese proceso ganaban un poco de materia. De esta manera se ignoraba completamente que el óxido quería decir que los átomos de oxígeno eran extraídos del mismo aire por parte del metal.  

Ejemplos químicos de la ley de conservación de la materia

Químicamente podemos encontrar muchos ejemplos que confirman esta leý. Sin embargo hablaremos de unas que son realmente fáciles de confirmar ya que son eventos que muchas veces realizamos como un acto normal. 

La combustión de una vela

Uno de los ejemplos que muestran la veracidad de la ley de conservación de la masa es cuando encendemos una vela. Aquí se está exponiendo esta masa a una reacción química. Sin embargo, contrario a lo que se piensa, la vela no pierde ni gana masa en este proceso. 

Cuando la vela está sin encender, la masa total es de la cera y del oxígeno molecular (O2) es la misma que se encuentra en el vapor de agua (H2O), dióxido de carbono (CO2) y la cera que no se quemó. 

Esto se puede representar de la siguiente manera: 

Masa de cera + masa de O2 masa de CO2 + masa de cera sin quemar + masa de H2O.

De manera que se puede confirmar que en medio del proceso químico la masa de la vela no se pierde ni gana, es decir que se concluye con la misma cantidad que se comenzó el proceso. 

La oxidación del hierro

EN esta ley se explican ciertos procesos o resultados que resultan un poco complejos de comprender. Este es el caso de la oxidación de hierro. Aquí se observa que el óxido de hierro (Fe2O3), que resultan el mismo hierro (Fe) cuando se une con el oxígeno (O2) adquiere más peso que en el caso de ser hierro puro. 

Quiere decir que esta sustancia reacciona con el oxígeno (O2), se representa así: 

4Fe + 302 2Fe2O3.

Entonces vemos que cuando el metal adquiere el óxido, se están combinando tres partes del oxígeno y cuatro partes de hierro. A partir de ahí se obtiene una sustancia nueva que contiene la masa original del hierro y la masa del oxígeno al que se ha expuesto en el proceso de reacción. 

En algunos casos este ejemplo se puede involucrar el vapor de agua, esto solo le añade complejidad al proceso. 

El ácido Clorhídrico

En este proceso químico  la reacción se obtiene por medio del hidrógeno gaseoso (H2) y el cloro gaseoso (Cl2). La unión de estos dos da como resultado el ácido clorhídrico (HCI). 

Esto se representa de la siguiente manera: 

H2 +  Cl2 → 2HCl.

Se puede notar entonces que los átomos que se obtienen de los mismos reactivos no se destruyen en el proceso. En cambio se hace una combinación entre estos y además se transforman creando entonces una sustancia nueva. 

Estos y otros procesos químicos son útiles para dar explicación a otros fenómenos de la materia. Sin embargo en esta ocasión se usan con el fin de mostrar un ejemplo real y cotidiano del cumplimiento de esta ley de conservación de la materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *