Qué es el pH: cómo se mide y regula

El pH

Es cuando en una disolución existe un nivel de alcalinidad o acidez aunque este sea mínimo. Esta cantidad de acidez o, mejor dicho, este nivel de pH lo que está indicando es que la concentración de iones de hidrógeno se encuentran presentes en una disolución.

Las siglas del pH viene del nombre completo que es potencial de hidrógeno o de hidrogeniones. En este caso se debe explicar que, según la Fundación Carisberg, las siglas pH quieren decir poder de hidrógeno.

Así pueden existir algunos otros conceptos que van de acuerdo a la lengua o a alguna particularidad. Lo que sí es cierto y se mantiene en todos los conceptos es que se refiere al nivel de hidrógeno en una disolución, entonces este es el concepto más básico y seguro. 

¿Cómo se mide el pH?

Existe un instrumento con el que se puede medir el nivel o valor que tiene el pH en alguna sustancia y este es el potenciómetro. Este instrumento, que también es conocido también como pH-metro, posee dos electrodos con los que mide la diferencia de potencial. Uno de sus electrodos se encarga de medir el ión de hidrógeno, este electrodo es de vidrio. El otro es el que sirve como referencia y está hecho de plata/cloruro de plata. 

Están también unos indicadores que permiten medir un aproximado del nivel de pH en una disolución, sin embargo su resultado no es exacto sino próximo. Estos indicadores son ácidos o bases que muestran diferentes tonos de colores dependiendo del nivel de pH encontrado. Se trata de un papel en el cual se encuentra una mezcla de indicadores cualitativos para mostrar el resultado aproximado. Los más conocidos son el papel tornasol, el naranja de metilo y el fenolftaleína. 

En el mundo de la química y la bioquímica, el proceso de medir el pH es uno de los más utilizados y más importantes en cada uno de los procedimientos en los que se emplea. Esto es porque el pH es el que se encarga de determinar algunas de las características notables que puede tener una estructura. Además explica también la actividad que tienen las moléculas por lo que toma el comportamiento de células y otros organismos. Se trata de un proceso de análisis detallado y delicado. 

Disoluciones amortiguadoras

Hay muchas reacciones químicas que pueden generarse en una disolución acuosa que necesitan un pH constante para que no se desarrollen reacciones que no se desean. Las disoluciones que regulan o amortiguan son las que mantienen la basicidad o la acidez que tiene un sistema, dentro de lo que es un intervalo de pH reducido. 

En el año 1917 Hasselbalch fue capaz de proponer una ecuación pertinente que permitiría calcular el pH que existe en una disolución amortiguadora. Esta ecuación es la que se muestra a continuación: 

pH = pKa + log (base/ ácido)

De forma adicional se establece una concentración de un par de conjugado Ctbase + ácido. Esta se usa para mantener fijo un valor de pH ya establecido o determinado. 

El pH en el cuerpo humano

En el cuerpo humano existe un nivel de pH que se considera dentro de lo normal. Por ejemplo en la sangre se encuentra un nivel de pH que puede ir desde el nivel 0 hasta el nivel 14, en este caso el 7 se vuelve el valor neutro. En el caso que aparezca, por ejemplo, un nivel de 7,35 pH, entonces se cree que hay un exceso. En caso que este nivel se encuentre por encima de lo aceptable, el cuerpo comienza a presentar reacciones negativas. En estas se muestran fatigas, falta de energía, sequedad en la piel, falta de apetito. Además se puede presentar también una escasez de minerales en el cuerpo y otras reacciones más que pueden considerarse graves como la disfunción renal. 

En un organismo que el nivel alcalino esté alto en exceso, se presenta un desequilibrio que termina afectando algunas funciones que tienen que ver con el metabolismo o puede que se provoque una hiperventilación. Para prevenir o evitar estos casos lo que se aconseja es mantener un buen estado de salud en el cual el pH de encuentre siendo más alcalino que ácido. Recordemos que en cualquier organismo en el que se lleven a cabo procesos celulares, el mejor ambiente es alcalino. 

Las frutas como reguladores del nivel de pH en el cuerpo humano

Las comidas o bebidas que se concumena diario tienen una gran importancia pues de ellas depende la salud corporal. En este caso, sabemos que las frutas pueden ayudarnos a mantener un buen balance del pH en el cuerpo. El cuerpo posee unos mecanismos homeostáticos que no permiten un desequilibrio en el pH. Cuando  se ingieran alimentos demasiado ácidos o alcalinos, estos mecanismos no serán suficientes. 

Es normal que el ser humano consuma más alimentos que resultan ser acidificantes como por ejemplo la leche, el café o la comida procesada. Lo mismo ocurre con el alcohol la proteína animal y el azúcar. En estos casos lo que se recomienda es consumir más alimentos que sean alcalinizantes y las frutas son una excelente opción al igual que las hortalizas. 

Se recomienda prestar atención a las comidas que se ingieren diariamente, desde la primera hora de la mañana hasta la última antes de ir a dormir por las noches. Esto garantiza que el nivel de pH en el cuerpo se mantenga controlado y, si se ha elevado, entonces volverá a tomar un nivel más adecuado.

, Qué es el pH: cómo se mide y regula, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *