Sistema óseo (qué es, componentes y funciones)

El sistema óseo

El sistema óseo es todo la estructura que se encuentra compuesta por 206 huesos en el caso del esqueleto humano. Es un sistema complejo y completo que va sufriendo cambios a medida que el ser humano va creciendo en estatura.

En todo este sistema se encuentran, además de los huesos, los ligamentos, cartílagos y tendones que son los que hacen posible la unión entre los huesos. 

El sistema óseo forma parte de lo que se denomina aparato locomotor, junto al sistema articular y muscular. Este aparato es el que le da al cuerpo humano el movimiento coordinado y preciso. 

Componentes del sistema óseo

Los huesos

Son parte del sistema óseo y constituye la parte rígida del mismo. Los huesos son mineralizados, es decir que se forman a partir del calcio y algunos metales. Siendo la parte más resistente o dura del sistema óseo, se encuentra en los seres humanos y en aquellos animales que son vertebrados.

Dentro de cada hueso se encuentra la médula que es donde se crean los glóbulos rojos, es decir que su función es meramente hematopoyéticas. 

Los cartílagos

Estos están ubicados en cada extremo de todos los huesos. Su propósito es proteger el hueso y es por esto que amortigua el peso y los movimientos, minimizando el roce entre ellos. Esto es lo que evita que los huesos sufran un desgaste en esas zonas. 

Son completamente flexibles y gruesos para brindar mayor protección. Se componen de colágeno y lo necesitan además para mantener su flexibilidad por más años. 

Los ligamentos

Los ligamentos son esos tejidos fibrosos que son además demasiado resistentes y elásticos. Ellos son los que hacen que los huesos se mantengan unidos, sobre todo el cada punto de rotación, lo que conocemos como articulaciones. 

Los ligamentos son estrictamente necesarios para poder hacer los movimientos además de que evitan que los huesos puedan tomar otro lugar o salirse del que ya tienen de manera natural. 

Los tendones

Como en el caso de los ligamentos, los tendones se encargan de unir los huesos pero con la musculatura. Se trata de tejidos que son gruesos, fibrosos y elásticos. En este caso los tendones hacen que la fuerza que tienen los músculos en cada una de sus células se pueda transmitir a los huesos. De esta manera permitirle al cuerpo hacer los movimientos que son voluntarios. 

¿Qué funciones cumple el sistema óseo? 

Estructura y movimiento

Los huesos, por ser precisamente la parte más fuerte del sistema óseo, son las que le dan al cuerpo la estructura definida que poseen de manera natural. Esto se cumple tanto en humanos como en animales vertebrados. Los huesos dan rigidez en los tejidos que son más blandos y permiten que el cuerpo pueda sostenerse en determinada postura. 

En cuanto al movimiento, podemos decir que los huesos brindan la posibilidad de que el cuerpo pueda moverse de manera precisa y coordinada. Aunque esto es una tarea que realiza junto a los músculos. De esta manera el cuerpo puede desplazarse , hacer uso de herramientas y demás actividades cotidianas. 

Protección y hematopoyesis

El sistema óseo se considera como un hematopoyético porque dentro de los huesos se encuentra la médula, es ella la encargada de crear los glóbulos rojos que son vitales para el cuerpo humano y animal. Además se crean otro tipo de células, todas ligadas a las actividades sanguíneas y regulatorias. 

Se sabe que el sistema óseo tiene, en su mayoría, piezas duras que tienen poca o nula flexibilidad. Es por esto que pueden brindar protección al cuerpo.

Funcionan como un escudo para los órganos internos además de proteger de amenazas de fuerzas externas. De esta manera el sistema óseo se convierte en aislante y protección para el cuerpo. 

Almacenamiento

El sistema óseo cumple funciones de almacenamiento porque es el que se encarga de guardar algunos minerales como por ejemplo el fósforo y el calcio. Estos minerales además de darle dureza a la estructura ósea, se pueden usar como insumos en donde los músculos se contraen y algunos procesos que se consideran orgánicos.

Entonces, el sistema óseo se convierte en un excelente almacén de algunos lípidos que se alojan específicamente dentro de la médula amarilla. 

Factores de riesgo para el sistema óseo

Lo que puede representar una amenaza o un factor de riesgo para el sistema óseo son, en gran medida, las enfermedades. Estas pueden ser producidas por la misma médula ósea al hacer una multiplicación de células como el sarcoma o mieloma que pueden causar el cáncer. Además se encuentra la osteoporosis que viene a ser una pérdida alarmante de calcio, que es la sustancia que mantiene fuerte los huesos. Esta puede ser causada por la avanzada edad o por algunos procesos que se consideran propios del ser humano. 

El raquitismo también supone un riesgo para el sistema óseo que se puede presentar debido al no consumo de vitamina D o por problemas endógenos que no dejan que esta sea absorbida de manera correcta. Esta enfermedad causa un debilitamiento en todo el sistema óseo, volviendo los huesos frágiles y convirtiéndose en una enfermedad grave.

La enfermedad de Paget es otro factor de riesgo que ataca este sistema de manera directa. Se trata de una dolencia que se sufre desde el nacimiento y que hace que todo el sistema óseo, desde la formación de los huesos, se engrose o se ensanchen de una forma anormal. Existen algunas otras enfermedades o factores de riesgos como, por ejemplo la mala alimentación que, a largo plazo, puede hacer que el sistema óseo salga afectado gravemente.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *