Tipos de células: Qué son, definición e imágenes

Las células

Dentro de la biología se dice que la célula es esa unidad mínima que puede mantenerse por sí sola con vida. Dentro de ella se encuentra mucho material genético en forma de ADN que ayuda a que todos los seres vivos puedan crecer, reproducirse y nutrirse. Hasta el día de hoy se cree que todas las células fueron capaces de evolucionar desde un mismo progenitor ya que cuentan con moléculas y estructuras muy parecidas entre sí.

Clasificación de las células

  • Célula eucariota: Estas células tienen una característica única y es que toda la información genética que contienen ellas la almacenan en su núcleo celular dentro de una membrana o bolsa que mantiene toda la información junta y bien cuidada. Ellas son las que mantienen íntegro el ADN y por eso es considerada una de las células más complejas pues guarda en su interior el secreto de la evolución de todo los seres vivos. Existe la célula eucariota animal que no tiene una forma específica ya que no posee paredes rígidas sino que va cambiando de acuerdo al ambiente donde esté. También está la célula eucariota vegetal que contiene características que favorecen a las plantas y a los vegetales como el hecho de poseer una pared celular de celulosa.
  • Célula procariota: Es una célula con una estructura sencilla, esta no tiene definido su núcleo celular por lo que toda la carga genética se encuentra por todo el citoplasma. Se cree que este tipo de célula es la más antigua ya que, por su sencillez, seguramente pudo evolucionar por mucho más tiempo que la célula eucariota. Las procariotas son seres de una sola célula como las cianobacterias o bacterias que son los organismos vivos menos complejos en comparación con los pluricelulares. Dentro de sus componentes está la membrana plasmática, el material genético o ADN, el citoplasma y algunos más.

Estructura de la célula

  1. Núcleo celular: Se encuentra rodeado por la envoltura nuclear y, en las células eucariotas, es el que contiene toda la carga genética.
  2. Membrana plasmática: Esta membrana actúa como un filtro pues a través de ella pueden pasar al interior de la célula los nutrientes, oxígeno y agua y también pueden salir sustancias como dióxido de carbono.
  3. Citoplasma: Se encuentra dentro de la célula, entre la membrana plasmática y el núcleo celular y se constituye de hialoplasma que es un material algo gelatinoso.
  4. Organelos del citoplasma: Son estructuras que se consideran membranosas y son los que se encargan del almacenamiento, respiración celular, digestión, excreción y síntesis de material.

Entre los organelos están:

  • Ribosomas: Donde se producen las proteínas. Son los organelos más importantes ya que de ellos depende el crecimiento y la regeneración de cada célula..
  • Retículo endoplasmático: Está el rugoso, que es donde están los ribosomas que sintetizan las proteínas secretoras y de membrana, y también está el retículo endoplasmático liso, que se encarga de sintetizar los lípidos y los dos se forman por una red de bolsas membranosas que se conocen como cisternas y canales.
  • Mitocondrias: Donde se genera la energía que cada célula necesita para realizar todas sus actividades.
  • Lisosomas: Ellos hacen la digestión intracelular.
  • Centriolos: Son cilindros que ayudan a la división celular.
  • Peroxisomas: Se encargan de degradar el peróxido de hidrógeno y de la oxidación de los ácidos grasos.
  • Vacuolas: Son pequeños paquetes o bolsas donde se guardan y trasladan iones y enzimas.
  • Aparato de Golgi: Es una de las partes más importantes de la célula ya que se encarga de varias tareas, entre ellas clasifica, etiqueta, empaqueta y distribuye los lípidos y las proteínas usando las vesículas secretoras.
  • Cloroplastos: Están en las células vegetales y son organelos que se encargan de hacer la fotosíntesis.

Características estructurales de la células

Entre sus características más importantes podemos mencionar su individualidad, cada una puede tener una forma muy diferente a la otra aunque estas sean del mismo tipo, además ellas se encuentran cubiertas por una envoltura que es la que se encarga de mantener a cada célula aparte a la otra.

Las células tienen maneras de comunicarse con el exterior, además este recubrimiento les ayuda a controlar sus movimientos. Las células contienen el ADN que es el material genético que es el que posee el manual de instrucciones para el correcto funcionamiento de dicha célula. Su medio interno es acuoso y es el que le da la mayor cantidad de volumen, es decir, que el tamaño de la célula depende de cuánto citosol contenga y, además de todo esto, tienen proteínas como enzimas que ayudan a sustentar el metabolismo activo que poseen.

Características funcionales de las células

Las células son seres vivos y poseen características funcionales que las hacen totalmente diferentes a los organismos que carecen de vida, entre estas podemos decir, por ejemplo, que cada célula puede nutrirse, crecer y multiplicarse por medio de la división celular que hace que crezca y se divida en dos células idénticas.

Para que las células puedan funcionar correctamente hay que considerar la relación entre su volumen y superficie. El volumen de una célula puede incrementarse de forma exagerada y no hacerlo la superficie y esto puede traerle algunas complicaciones como, por ejemplo, dificultar la regulación de ciertos intercambios que se dan entre las sustancias vitales para la célula, es decir, que no puede enviar hacia fuera el dióxido de carbono ni recibir oxígeno o algunos nutrientes, esto causa que la célula se atrofie y deje de funcionar correctamente.