Enlaces iónicos (qué son, propiedades, diferencias y ejemplos)

¿Qué son los enlaces iónicos?

Un enlace iónico, también conocido como enlace electrovalente, es aquel que se presenta en los mecanismos que son de unión química. Estos generalmente, se presentan en los átomos metálicos y los que no son metálicos cuando se fusionan por la transferencia de electrones que se presenta de manera permanente.

Esto produce una molécula que viene cargada electromagnéticamente que es lo que se conoce como ion. Cuando se da una transferencia electrónica en lo que es un enlace iónico, ésta siempre viene de los átomos metálicos hacia el lado donde están los no metálicos. Es decir, desde los que tienen más carga electronegativa hacia los que tienen menos de esta carga. 

Las partículas que son del mismo signo, causan una atracción que produce una juntura. Entre estas partículas la diferencia que tienen es en su coeficiente de electronegatividad. Esta debe ser igual o mayor que 1,7 esto en la escala de Pauling.  

Diferencias entre los enlaces iónicos de los covalentes

Los enlaces iónicos son totalmente diferentes de los enlaces covalentes que es aquel que se da en el uso de pares electrónicos pero de manera compartida sobre la capa externa de los dos átomos. La verdad es que un enlace iónico puro como tal no existe, pero sí existe un modelo que es lo suficientemente seguro para reconocerse así.

Se trata de un modelo que consiste en una medida exagerada de lo que es el enlace covalente. Es útil en el caso de realizar estudios del comportamiento del comportamiento atómico. Es importante saber que en todo momento va a existir cierto grado de enlace covalente entre estas uniones. 

Los enlaces covalentes representan una gran diferencia con relación a los iónicos porque ellos solo constituyen moléculas polares.

En el caso de los iones no contienen  polos que sean positivos y uno negativo, sino que sólo predomina una sola carga en todos ellos. Es por esto que solo se obtienen unos de carga positiva que se conocen como cationes y los aniones que son los que tienen carga negativa. 

¿Cuáles son las propiedades de los enlaces iónicos? 

Los enlaces iónicos poseen muchas propiedades, sin embargo hay algunas que se consideran generales y estas son las siguientes:

Son enlaces fuertes

Aunque esto depende de la naturaleza de la que proviene el ion, cuando se produce esta unión de átomos, se da una fuerza que se considera muy intensa. Es por esto que su estructura es como una especie de red transparente o cristalina que tiene una fuerza muy grande.  

Produce sólidos

Estos enlaces,  a temperaturas y rangos que se consideran normales, pueden comenzar a producir compuestos rígidos de estructura cúbica molecular.

Además de ser también cristalina lo que permite que se originen sales. En el caso de los líquidos que son también iónicos que se pueden conocer como sales derretidas, se presentan de manera poco frecuente pero sin duda son muy útiles. 

Tiene alto punto de fusión

Este punto de fusión se encuentra entre 300ºC y los 1000ºC. Este se conoce como el punto de ebullición que los compuestos acostumbran tomar, siendo este muy alto.

Esto es así porque es el que se necesita para la energía pero en grandes cantidades y así causar un rompimiento entre los átomos y su atracción eléctrica.  

Son solubles en agua

Las sales que se obtienen de estas uniones son solubles en agua y existen algunas otras que son solubles sólo en acuosas pero en esas que tienen un dipolo eléctrico que puede ser positivo o negativo. 

Su conducción eléctrica

Si permanecen en estado sólido, no pueden conducir bien la electricidad porque los iones suelen mantener una posición fija en lo que son las redes eléctricas.

En el caso de permanecer disueltos en agua o, en todo caso, una solución que sea acuosa, se convierten en unos conductores eficaces de la electricidad. 

La selectividad

Estos enlaces iónicos se pueden permitir solamente entre los metales que pertenecen a los grupos I y II en lo que es la clasificación de la tabla periódica. En el caso de los no metales pueden ser de los grupos VI y VII. 

Ejemplos de enlaces iónicos

En los ejemplos de enlaces iónicos que podemos nombrar, hablaremos  sobre los Fluoruros (F-). Se trata de unas sales del tipo catódicas del ácido fluorhídrico. Estas son las que se emplean para fabricar las pastas de dientes además de algunos otros insumos que se utilizan en el medio odontológico.

Los sulfatos (SO42) son otro ejemplo de enlaces iónicos, en este caso son sales o ésteres que se obtienen a partir del ácido sulfúrico (H2SO4). Las funciones de metales de estos ácidos funcionan para muchas cosas. Por ejemplo se pueden hacer aditivos en materiales de construcción o insumos que se usan en la fabricación de las radiografías. 

Otro ejemplo serían los nitratos (NO3-) que son sales estériles que se obtienen a partir de ácidos nítricos (HNO3). Estos son usados en el área de las manufacturas de la pólvora pero uniendolos con el potasio. Además se pueden usar en muchas fórmulas químicas para hacer fertilizantes y abonos. 

El mercurio II (Hg+2) es un catión que se obtiene desde el mercurio que se conoce también con el nombre de catión mercúrico. Este se usa sólamente en medios de pH ácido. Los permanganatos (MnO4-) Tienen un color púrpura fuerte o intenso y mucho poder oxidante. Etos son aprovechados por para crear algunas síntesis de sacarina como el tratamiento de aguas residuales o para hacer desinfectantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *