Ley de Ohm (qué es y ejemplos)

¿Qué es la Ley de Ohm?

Esta ley debe su nombre al científico que la postuló, se trata del matemático y físico alemán Gerorg Simon Ohm. La ley de Ohm trata sobre los circuitos eléctricos y en ella se establece un principio que dice que la diferencia de potencial existente en el punto V y que se aplica entre otros extremos que pertenecen a un conductor que ha sido determinado,  resulta ser proporcional a el nivel de intensidad que tiene la corriente I que es la que circula por dicho conductor. Simon Ohm fue el que se atrevió a completar esta ley pues introdujo lo que se conoce como resistencia eléctrica, representada por una R. Este se convierte entonces en ese factor que le da cierta proporcionalidad y que se sitúa justo en medio de la relación que existe entre V I

Existe una fórmula que se conoce como Fórmula general de la ley de Ohm en la que V debe debe corresponder a lo que es la diferencia potencial. La R corresponde entonces a la resistencia y la I a la intensidad que tiene la corriente. 

V = R x I

Las claves de la ley de ohm

Dentro de la ley de Ohm existen algunos elementos o conceptos que se convirtieron en claves y son de mucha importancia para comprender cómo funciona y se aplica esta ley. Entre estas claves se encuentran las siguientes. 

La carga

Debemos conocer que es en la estructura del átomo es el lugar donde se encuentra la fuente de donde residen o nacen las cargas eléctricas. La unidad básica de la carga se encuentra en un electrón. El coulomb, representado por una C, es la medida que se usa para la carga. Esta tiene su nombre como honor a Charles Aguntín de Coulomb. Se conoce que la carga total de un electrón viene a ser de 1,60 x 10-19C, que lo que quiere decirnos es que 1 C viene a ser igual que la carga que puede proporcionar 6,25 x 1018 electrones. 

Los conductores

Se trata de unas sustancias que sirven para transportar cargas de manera fácil y fluida. En todo ese grupo se encuentran los metales que, en este caso, se convierten en los mejores conductores. Esto es así porque sus electrones se encuentran descolocados o, mejor dicho, en movimiento constante dentro de su estructura atómica. En este sentido podemos decir que el cobre, que es el que se usa mayormente en los cables para conducir las cargas de un punto a otro, contiene un total de once electrones de valencia. Contiene una estructura que es cristalina que se forma de un total de doce electrones, los cuales están unidos por electrones que están descolocados. Es por esto que se consideran como un mar de puros electrones que tienen la capacidad de migrar de un lugar a otro por este metal. 

Existen los conductores óhmicos que son los que sí cumplen con la ley de Ohm. Esto quiere decir que su resistencia tiene una temperatura constante por lo que no depende de la diferencia que tiene el potencial aplicado. De igual manera existen los conductores que no son óhmicos los cuales no están sujetos a esta ley sino que su resistencia puede variar según la diferencia del potencial que se aplique. 

La corriente

Se trata de ese flujo de carga que se mueve a través de los conductores en una unidad determinada de tiempo. La forma correcta de medir la corriente eléctrica es usando los amperios representados por la letra A. Se dice pues que un amperio viene a ser igual que un coulomb pero por segundo, es decir que 1A = 1C/s. 

El voltaje

Existen algunos factores que logran intervenir en la corriente eléctrica que se encuentra fluyendo a través de algún conductor. Esta corriente puede depender de manera directa o indirecta de la potencia eléctrica o, mejor dicho, el voltaje. Además depende también de la resistencia que tenga ese mismo conductor al flujo o movimiento de la carga. 

Una manera ideal de ilustrar esto es usando el ejemplo de un río o con cualquier flujo de este líquido ya sea natural o no. Esto quiere decir que, por ejemplo, si se trata de una manguera, puede que exista una diferencia si se libera el agua a presión alta o baja. Esto mismo ocurre con el voltaje pues es lo que mide la potencia de la electricidad que puede ser alta o baja. 

La resistencia eléctrica

Eso  tiene que ver con esa dificultad con la que fluyen o se transportan las cargas de electricidad a través del conductor. Tratando de analizarlo con el mismo ejemplo del agua podemos decir que la resistencia viene a ser esa fricción que tiene el flujo del agua al pasar por la manguera. Si la pared interna de la manguera es lisa, es decir, que no tiene relieves, entonces el agua consigue poca resistencia para fluir. En cambio si la pared interna de la manguera es rugosa o tiene detalles en relieve, ofrece mucha más resistencia al agua por lo que se mueve de una manera más lenta. 

Con esto comprendemos que la resistencia eléctrica se encuentra estrechamente relacionada con esa interacción que deben tener los electrones. Dicha interacción se crea cuando la carga se mueve o transporta de un átomo a otro por medio del conductor. Se debe medir la resistencia en ohmios u ohms y siempre se debe representar usando la letra omega del alfabeto griego .

One comment Add yours

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *