Aggiornamento de la Iglesia católica (qué es, análisis y propiedades)

¿Qué es el Aggiornamento?

El Aggiornamento, que en términos italianos puede significar “actualizaciones”, es un término que fue el elemento utilizado por los obispos como también los medios de comunicación durante el proceso del Concilio Vaticano II (1962-1965). 

Lo usaban para hacer notar un deseo de cambio de religión, y también ciertos cambios de modificación y de adaptación a la modernidad. Por lo tanto, debido a esto se trató de hacer un cambio de religión para prepararse para el tiempo y no dejar de reformar la propia religión.  

Esta frase le fue atribuida al Papa Juan XXIII en el discurso del 25 de enero de 1959. En donde se dio el anuncio y el llamado a la convocatoria del concilio. El Papa utilizó este término pero no con el término que hoy se puede conocer sino para poder hacer que el Código de Derecho Canónico cambiara. Cambio que solo fue posible en 1983. 

Los historiadores confiesan que el Papa Juan XXIII hizo una declaración el 14 de Junio de 1959 durante el desarrollo de una audiencia. Ahí se encontraron los profesores y algunos estudiantes del seminario griego de Roma. El Papa dijo que antes de poder hacer el llamado a la unión del cristianismo con la iglesia católica, era necesario que el catolicismo  sufriera un “aggiornamento”.

Esto porque en el mundo había cambiado y era la mejor manera de adaptarse al mundo moderno. Además esta actualización haría cambiar el estilo de vida que se podría llevar. Pero nada de esto se encuentra en el informe realizado en la audiencia de Osservatore Romano el 17 de Junio del mismo año. 

Análisis profundo

En Junio de 1959, en la encíclica Ad Petri Cathedram, se asigna la tarea de poder actualizar la disciplina eclesiástica según las necesidades de aquellos tiempos. El 28 de Junio de 1961, Juan XXIII se dirigió a un grupo de padres del Santísimo Sacramento y les dice: 

El Concilio Ecuméntico quiere poder alcanzar, abrazar y cubrir bajo las alas extendidas de la Iglesia Católica, toda la herencia de Nuestro Señor Jesucristo. Que Dios conceda que se cumpla y se agregue la obra sobre la condición de la Iglesia y su adaptación a las nuevas circunstancias después de veinte siglos de vida, y esta la debemos tomar como la tarea principal, a causa de la edificación del mundo.

Una de las maneras de las cuales Juan XXIII se refería al movimiento del aggiornamento era como una “ventana abierta”. El decía que se debían mantener las ventanas de la iglesia abiertas para dejar que entre aire fresco. Esto fue revelado por Hans Küng el mayo de 1963 como parte de una conversación privada, aunque no dio una fecha determinada de cuando sucedió dicho intercambio de palabras.

La metáfora de la ventana abierta fue usada posteriormente por otros adeptos al mundo de la religión. Como es el caso del cardenal Christoph Schönborn en el año 2010 por un artículo del periodico vienés “Heute”. Luego de contar sobre sus experiencias en la visita a la ciudad natal de Juan XXIII.

Análisis posterior

Comentaristas e historiadores, como el cardenal Biffi, sostuvieron el pensamiento que la noción del aggiornamiento no representaba por completo el corazón del pensamiento del Papa Juan. Aseguran que él en cambio había fijado el concilio como una obra y como un objetivo para la renovación de la iglesia.

Según los pensamientos que mantuvo este cardenal el término aggiornamento era demasiado ambiguo. En este caso se podría llevar a que se pensara que la iglesia buscaba ser lo más conforme posible, no con que identificaba a la iglesia católica que es el designio eterno del Padre para la salvación de las almas. 

En Octubre del 2012, en celebración del quincuagésimo aniversario de la apertura del concilio, el Papa Benedicto XVI retoma el término aggiornamento. Sabiendo que la elección de este tema siempre traerá un tema de debate. Así enfatiza por diferentes partes la relevancia del concepto, siendo asociado con la Tradición Viva.

El Papa hace una referencia sobre el cristianismo que es como el desarrollo de un árbol armonioso que está en un amanecer que expresa su continua vitalidad. Por lo tanto, la fe no debe someterse a las modas ni a las opiniones de la época, sino que, por el contrario, debe llevar el “hoy”de nuestro tiempo al “hoy” de Dios.

Propiedades de la expresión en campos no religiosos 

De manera general, para extender el término aggiornamento, es referida a los diferentes tipos de actualización. Puede ser entonces una actualización de conocimiento, puntos de vista, doctrinas espirituales, intelectuales y políticas. Esto con el único fin y objetivo de estar más en sintonía con la sociedad moderna. De esta manera poder tener en cuenta los desarrollos más recientes, se trata de “poner al día” todos estos aspectos de la vida.

En otras palabras, el aggiornamento es el término que se utilizaba para dar a conocer algún movimiento que advertía la modernidad. También habla de cambio, de una transición hacia un nuevo día. Lo que trata de dar a conocer esta expresión es que, aunque sea parcialmente, se debe aceptar las condiciones de vida. Así como la contemporaneidad de una sociedad. 

En la Europa Occidental se acogió este término para identificar a los partidos políticos socialistas que emprenden un camino hacia la aceptación de la ideología de la economía de mercado. Su propósito era el de modernizar los procesos y las diferentes políticas que regían la economía de aquellos tiempos. Este deseo era liderado por la necesidad de una transición hacia un modelo diferente del que ya tenían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *