Brasil: de colonia a Imperio independiente

Colonización brasileña

Conocemos como Brasil colonial a un periodo histórico el cual empieza con la llegada de los primeros europeos. Se vivió a principios del siglo XVI, hasta la independencia, en el año 1822. Dentro de este período Brasil estuvo bajo el dominio político de Portugal.

Esta colonización portuguesa en América estaba movida por razones principalmente económicas y estratégicas. Económicamente era a causa de la disminución en las ganancias de comercio con el Oriente y las posibilidades mercantiles del árbol de Brasil. 

De este último su corteza servía como materia prima para la producción de un tinto rojo utilizado para teñir textiles. El principal motor estratégico que los movía a esto era el combatir el deseo de los españoles y franceses por conquistar el territorio.

¿Cómo fue este proceso?

Los portugueses fueron los primeros esclavistas, y trasladaron a millones de negros desde el golfo de Guinea. Su misión era servir a un creciente mercado de azúcar.

Los contingentes de esclavos irían, con el tiempo, transformando la composición étnica de Brasil. Posteriormente a la nueva riqueza que esto traería, se originaron disputas contra otras potencias europeas, las cuales se enfrentarían en el continente por cuestiones de preponderancia política.

Luego se desarrolló la fiebre del oro. Para la explotación del territorio se crearon grupos de hombres para explorar el interior y los lechos de ríos en busca de oro. Estos recorrieron las Minas Gerais y el Mato Grosso. La economía del país había pasado a depender del palo brasil, luego a la caña de azúcar, y esto dejó paso al oro hasta, aproximadamente, a mitad del siglo XVIII.

La estructura racial del país estaba constituida por una estructura tri racial en la que los indios, negros y mestizos predominaban sobre los europeos, los cuales se concentraron en la costa atlántica.

Esto debido a que desde un principio los portugueses se casaron o se unieron con mujeres indias. A esto debemos agregarle el secundario negro esclavo, que llegó para arreglar la falta de manos en las explotaciones comerciales.

Independencia de Brasil

La independencia del país fue una sucesión de eventos políticos, los cuales tuvieron como punto de partida el año 1821, culminando en 1824. Estos años incluyeron numerosos conflictos entre Brasil y Portugal.

Estos eventos dieron inicio a la proclamación de independencia, presentada por el Imperio de Brasil en septiembre de 1822. Entre las causas de la independencia estaban la reciente invasión de Bonaparte en frontera Portuguesa.

Además del escabullimiento de la familia real desde Portuguesa a Brasil y la instauración de una monarquía en el país y la exclusión de los brasileños del gobierno imperial en conjunto con la difusión de ideas liberales.

Importancia y consecuencias

Este período fue fundamental en la historia del país, y a diferencia de los demás movimientos de independencia en hispanoamérica, este fue dirigido por Pedro I, un miembro de la familia real, que posteriormente se convertiría en emperador. 

No obstante, una de sus consecuencias es que después de todo esto se mantuvo la esclavitud. Los conflictos bélicos fueron breves y de pequeñas magnitudes, ya que se concentraban en provincias, por lo general, pequeñas.

Un año después, en 1823, todas las rebeliones habían sido ahogadas. Y para ser reconocido como un país Brasil negoció con Portugal, aceptando pagar indemnizaciones, con las cuales se endeudó. 

Imperio brasileño

El Imperio de Brasil inició en el año 1822. Fue instalado al final de la guerra de independencia, la cual desligó al Reino de Brasil del Reino de Portugal, perdurando hasta la conocida como Proclamación de la República.

Un golpe militar que disolvió el imperio en 1889, siendo así el imperio más duradero de América. El mismo se divide a su vez en tres períodos, que son el Primer Imperio, Imperio Regente y Segundo Imperio.

Primer imperio

Los inicios del siglo XIX fueron años en que Brasil era una colonia de Portugal bastante próspera. Sin embargo tras la invasión de Portugal en 1808, el Príncipe Regente Don Pedro, futuro Juan IV, no quiso quedarse en su país, el cual había sido sometido por los franceses.

Así que embarcó a la colonia brasileña acompañado de un séquito de su corte, alrededor de 15.000 personas. Al principio fue bien recibido en la colonia, pero después de más de una década, en 1821, fue llamado para recibir la corona de Portugal, y se embarcó a su país de origen, dejando a su hijo como regente de Brasil, el Príncipe Don Pedro.

Imperio Regente

El gobierno de Don Juan, Príncipe Regente hasta la muerte de su madre, La reina loca, en 1816, El fue quien heredó la corona, para luego ser proclamado Emperador de Brasil, Portugal y los Algarves bajo el nombre de Juan IV. Esto hasta que regresó a Portugal en 1821.

Entre sus obras destacan la declaración de la apertura de los puertos en Brasil para el comercio extranjero. Al mismo tiempo fomentando la industria y el comercio, construyendo muelles y embarcaderos, decretando la libertad de industrias.

El gobierno de Pedro I, regente, sucedió cuando las Cortes Portuguesas pretendían realizar una nueva intervención en el gobierno y la administración de la colonia para reducir a Brasil bajo el poder de Portugal.

Frente a esto, Don Pedro inició reacciones e insurrecciones en las principales ciudades por parte de los patriotas. Este proclama la independencia del país, y el 7 de septiembre de 1822 coronándose emperador, con el título de Pedro I. Con la idea de posteriormente ser proclamado oficialmente como Emperador Constitucional el 12 de octubre de ese mismo año. 

Su gobierno se vio caracterizado por no ser progresista como el anterior, y al comienzo se hizo impopular por sus ideas liberales. También disolvió la Asamblea Constituyente, y al mismo tiempo persiguió a varios políticos ilustres, uno de ellos fue Andrada.

Segundo imperio

Por último está Pedro II, cuyo gobierno duró de 1840 a 1889. Su visión era muy similar a la de su abuelo, era un progresista. Durante su periodo realizó obras de suma importancia, y estas crearon una época de desarrollo y buenos tiempos en Brasil. 

Volvió al país una Monarquía Constitucional, teniendo presente el respeto a las libertades y derechos ciudadanos. También llamó como consejeros a destacados políticos y hombres por su preparación y honestidad.

Brasil se hizo así una República coronada, no un Imperio. Otra gran acción fue la emancipación de los esclavos negros, en conjunto con la inmigración europea. 

 

, Brasil: de colonia a Imperio independiente, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *