Congreso de Viena

¿Qué fue el congreso de Viena?

Fue una reunión de las grandes fuerzas internacionales que se llevó a cabo en Viena capital Austriaca desde 1 de octubre del 1814 hasta el 9 de junio del 1815. El motivo de esta convocatoria era para establecer mejores y renovadas políticas en el continente y el reparto de los territorios que fueron nuevamente conquistados por Francia. 

Al principio, entre todos los temas y objetivos a tratar en el congreso de la Restauración, estaban los siguientes: 

  • Retomar todas las situaciones previas a la revolución francesa.
  • Establecer las igualdades de poder en Europa para prevenir una nueva intención de ensanchamiento como lo fue en las anteriores guerras.

Actores del congreso de Viena

Acudieron a esta convocatoria los diplomáticos y algunos ministros importantes y fueron ellos quienes decidieron, en lugar de sus reyes, qué se llevaría cada uno.

El encargado de llevar las negociaciones por parte de Austria fue Klemens von Metternich, ministro de asuntos exteriores y futuro primer ministro del imperio Austriaco, en representación de su emperador, Francisco I.

En representación de Prusia fue su rey, Federico Guillermo III, y quienes lo acompañaron fueron sus ministro de Exteriores, Karl August von Hardenberg y Wilhelm von Humboldt.

Por parte de Rusia acudió El Zar Alejandro I quien presentó el fin de unir a Estados Alemanes para así detener el avance de Prusia y de confinar su poder. 

Francia, quien en ese momento era la gran derrotada, logró conseguir participar gracias a  Charles Maurice de Talleyrand, diplomático y ministro de Asuntos Exteriores. Él logró eludir todas las sanciones dadas a su país y promovió un balance entre las fuerzas.  

Desde Reino Unido acudió Robert Stewart, vizconde de castlereagh, II marqués de Londonderry y ministro de Exteriores británico. En este congreso fueron muchos más diplomáticos y ministros que acudieron así como, Pedro Gómez labrador como representante del rey español Fernando VII.

Acuerdos del congreso de Viena

El primordial motivo de los vencedores era la Restauración, es decir, volver a las formas de gobiernos monarcas absolutistas, ya que estaban en riesgos todas las casas reales europeas. Además de confiar que no habrían más cabezas reales cortadas y caídas en tierra por las ideas revolucionarias de 1789.

Estas casas reales hicieron un pacto de mutua ayuda en momentos difíciles de mucha necesidad. Una muestra de esto fue el momento que Francia envió a los 100.000 hijos de San Luis en socorro del monarca español Fernando VII, obligado a firmar la Constitución. 

El segundo objetivo primordial era el balance de poderes. Para esto buscaron prevenir de nuevo el ensanchamiento de territorios como lo hizo Francia y lo lograron gracias a las nuevas fronteras establecidas.  

Esta compleja concentración, enlazada al lugar donde se desarrolló el Congreso, era una de las grandes capitales culturales del momento. Esto fue lo que produjo que las reuniones se celebraran con bailes y fiestas.

Reuniones que no fueron muy favorables al no verse un gran avance en las negociaciones valiosas, por lo que se comenzó a escuchar que “el Congreso bailaba, pero no marchaba”. 

Napoleón, quien logró escapar de su destierro en la isla Elba, volvió a poner en jaque todos los diplomados y participantes del Congreso. Acción que obligó al Duque de Wellington a dejar Viena para enfrentar al emperador Napoleón. 

Al final todas la reuniones del Congreso por los inconvenientes presentados tuvieron que terminar apresuradamente el 9 de junio de 1815. A sólo días antes de la batalla de Waterloo el 18 de junio, en donde se consiguió la gratificante y definitiva derrota del Emperador francés. 

Nuevo mapa político europeo después del congreso de Viena

El Congreso de Viena fue una herramienta para restaurar la paz Europea por un corto periodo de tiempo y lograr el rotundo equilibrio entre todas estas naciones. Situando así a las cinco más grande potencias mundiales (Austria, Rusia, Prusia, Gran Bretaña y Francia) que van por muy encima del resto.

Klemens von Metternich creó un nuevo sistema de relación internacional basados en congresos y tratados. Los mismos que terminarían sustituyendo por los sistemas de diseños de Otto von Bismarck a partir de 1871. Se acordaron entonces muchos cambios territoriales entre naciones y a continuación se nombran algunos de los resultados.

Austria

La casa de Habsburgo fortaleció su poder en el Imperio de Austria, se les fueron devueltas sus posesiones en los Balcanes. así como también el Tirol. Además que obtuvo mucho más territorio de Lombardía, Véneto, y Dalmacia    

Prusia 

No le fue como esperaba al no cumplir todos sus objetivos pero no se fue con las manos vacías y pudo obtener grandes partes de Sajonia, Westfalia, Polonia y la orilla izquierda de Rin. 

Confederación Alemana 

Prusia, como Austria, son anexadas a esta nueva Confederación formada por 39 estados, en el reemplazo acordado de la Confederación del Rin.

La misma que fue impuesta por Napoleón en el daño moral del Sacro Imperio Romano Germánico en 1806. Austria se convirtió en las más grande y poderosa de la Confederación. 

Rusia

Logró obtener la unión de un amplio territorio de Polonia, de Finlandia (en el daño de Suecia) y por último la región de Besarabia.

Reino Unido

Fijó sus más grande poder al ser la primera potencia naval del mundo con la isla de Malta y Ceilán (al actual Sri Lanka) y la Colonia del Cabo (territorio de Sudáfrica).  

Estados Pontificios

La iglesia logró recuperar sus Estados de Pontificios que Napoleón se había anexado a su territorio y fueron reconocidos por el congreso , excepto una pequeña merma que fue pasada a territorio austriaco.

, Congreso de Viena, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *