Crisis de 1929 y el Estado de bienestar

La crisis de 1929

Comenzaremos hablando del Crac del 29 fue una devastadora caída del mercado de valores de la bolsa en Estados Unidos, siendo la más grande que ha ocurrido en la historia.

Esto fue el inicio de lo que pronto desataría la crisis de 1929, también conocida como la Gran Depresión. Tuvo tal relevancia, que no solo afectó a Estados Unidos, sino que también influyó en varios países europeos, quienes comerciaban con el país norteamericano. Se conoce que comenzó con el que se le llamó Jueves Negro, el 24 de octubre de 1929.

Los sucesos de este día se debieron a problemas que pasaron los meses anteriores, y una semana antes del Jueves Negro, una cantidad enorme de acciones se empezaban a vender, surgiendo el pánico en Wall Street. Se habían vendido 2,6 millones de acciones en una caótica oleada de negocios. Ese día, la bolsa cayó casi un 10%, provocando un caos en Nueva York y obligó a la policía a cerrar la bolsa.

En los días posteriores se normalizaba a bolsa poco a poco, pero luego llegaba el Martes Negro y la bolsa nuevamente tuvo una caída histórica. Las caídas duraron durante todo un mes, hasta tocar fondo en 1930, creando la Gran Depresión.

La Gran Depresión

La gran consecuencia del Crac del 29 fue el inicio de la Gran Depresión, una crisis económica que se alargó durante los años 30, antes de la Segunda Guerra Mundial.

La depresión tuvo resultados desastrosos en muchos países, ricos y pobres, haciendo que miles de personas perdieran sus empleos, viviendas y todos sus ahorros. Además, el consumo en Estados Unidos se redujo, varias empresas tuvieron que cerrar y muchas cosechas no se recogieron ya que había sobreproducción. Esto también afectó a Europa, ya que tenían dependencia de Estados Unidos.

Uno de los sectores más afectados fueron los bancos, el 40% de los países veían cómo sus bancos se declararon en quiebra en 1931. La principal razón de estas quiebras fue la imposibilidad de las instituciones de hacer frente a las solicitudes de retiro de efectivo de sus clientes. La mayoría de bancos tuvieron problemas de efectivo debido a eso, y en poco tiempo tuvieron que cerrar.

La tasa de desempleo en Estados Unidos llegó a 25%, calculando en 1932 hasta 40 millones de trabajadores en paro. Alemania, en cambio, tuvo un 30% en la tasa de desempleo, aumentando la delincuencia debido a la situación de pobreza. Y como muchos ciudadanos no pudieron saldar sus préstamos o hipotecas, se había convertido en algo habitual que las personas se queden sin hogar.

Con el aumento de la pobreza, el índice de la natalidad en Estados Unidos se redujo, causando un descenso demográfico. En Europa, por el contrario, en los países donde se manifestaba el fascismo la natalidad aumentaba.  El final de la Gran Depresión varía según el país, pero se registra que fue entre finales de la década de los 30 y a comienzos de los 40.

El Estado del bienestar

Se conoce como Estado de bienestar al concepto de ciencias políticas en la que, el papel del Estado se basa en proveer equidad a los ciudadanos al satisfacer las necesidades básicas. Además de procurar la igualdad de oportunidades y la distribución equitativa de la riqueza. Para eso, el Estado debe de asumir una responsabilidad en las

prestaciones de servicios, como por ejemplo la sanidad o la educación, y que se ofrezcan de una manera no discriminatoria y sin costo para los ciudadanos. La cultura, prestaciones de jubilación, desempleo, orfandad o servicios sociales son también pilares de los estados del bienestar.

Su origen se dio en los países desarrollados de Europa, sobre todo en Alemania. El estadista Otto Von Bismarck propuso la modalidad del seguro social, y así surge un tipo de política popular que cubría el seguro por enfermedad y la jubilación. 

Luego de la caída de la bolsa en 1929 en Wall Street, el economista John Keynes introdujo el concepto del Estado de bienestar en contraposición al Estado liberal que estaba en decadencia.

Esta teoría económica indicaba que la participación del gobierno podía estabilizar la economía. Haciendo crecer los niveles de empleo y de producción, por medio del aumento del gasto público.

Características del Estado del bienestar

El concepto se había ido desarrollando junto con la influencia keynesiana, etapa en donde se pasó de una seguridad social y económica para algunos, a una seguridad social para todos los ciudadanos. El Estado del bienestar consideró los derechos culturales, sociales y económicos como derechos humanos.

En sus inicios, había sido un concepto aceptado tanto en la ideología política izquierda como en la de derecha. Por ello, tuvo un desarrollo ideológico complicado. Los gastos son cubiertos con los Presupuestos Generales del Estado. Y con las políticas de redistribución en la renta se buscaba dar protección a los trabajadores de cambios

en los mercados y a los ciudadanos en general. Con estas prestaciones, la idea es que las personas con una desventaja económica o social puedan disponer de unos ingresos mínimos y así evitar que puedan caer en la marginalidad.

Críticas al Estado del bienestar

En la década de los 70 surgieron críticas hacia el Estado del bienestar. Varios economistas acusan irregularidades en la administración del Estado, denunciando que tenía muchos gastos fijos.

También de que no se veían reflejadas las inversiones de lo recaudado, en los servicios públicos. Propusieron que el Estado sólo debía participar en lo mínimo y en lo necesario. Y de forma gradual, poco a poco el concepto del Estado del bienestar perdía credibilidad, dando pasos a nuevos modelos neoliberales.

, Crisis de 1929 y el Estado de bienestar, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *