Cuestión de Oriente, levantamientos nacionalistas y Sistema Bismarck

Cuestión de Oriente

El término Cuestión Oriental nació en el siglo XIX, y se usaba para representar los grandes problemas internacionales que giraban en torno al Imperio Otomano, pero más precisamente a la Guerra de Independencia griega de 1821. 

Este término se empleaba como referencia los problemas de diplomacia, los cuales eran productos de la autoridad en decadencia que poseía el Imperio Otomano en Europa, lo cual venía arrastrando desde la repartición de los territorios del Imperio en los Balcanes, el mando sobre los estrechos de Bósforo y los Dardanelos, y la posesión de Constantinopla.

Sin embargo, las cuestiones orientales fueron dejando de tener importancia tras finalizar la Gran Guerra. Entre los que conformaban a las Potencias Centrales, estaban los otomanos, y fueron derrotado, a raíz del Tratado de Sèvres, en el año 1920. Con esto perdieron todo derecho que tenían en ese momento de las provincias árabes y la Tracia oriental.

Primeramente, las potencias occidentales les exigían dejar las regiones de Anatolia. No obstante, entre todo esto nace la Revolución Nacional Turca, y condujo a sustituir el tratado de Sèvres, por el Tratado de Lausana en 1923. Los turcos recuperaron Tracia oriental y su control sobre Anatolia y sus estrechos, obligándolos a subordinarse a una convención internacional.

Levantamientos nacionalistas

Conocemos al nacionalismo como una ideología y movimiento social y político, el cual es producto, en conjunto con la definición moderna de nación (de la edad Contemporánea), en medio de la Época de las revoluciones.

Modelos nacionalistas

El nacionalismo se ha separado en dos modelos, los cuales tienen posiciones diferentes uno del otro. 

En el caso del modernista, el cual tiene como definición de nación como una comunidad humana que usurpa la soberanía que yace en un territorio. Lo que supone la inexistencia de las naciones antes de la edad Contemporánea.

Ahora, el perennialista, que define a la nación excluyendo la soberanía, por lo tanto sugiere que las naciones existieron antes de los nacionalismos. 

El nacionalismo dio lugar a dos corrientes ideológicas, la primera de ellas es conocida como “nacionalismo liberador”, y se caracteriza por defender la autodeterminación nacional frente a las potencias coloniales o neocoloniales. Y el “nacionalismo de colonialista”, la cual tiene como objetivo impulsar la supremacía de una nación sobre otras. 

En el continente asiático habían empezado a expandirse las ideas nacionalistas a finales del siglo XIX. Un ejemplo de ello fue el nacionalismo de India, el cual promovió el final del gobierno Británico. En China, la idea del nacionalismo dio justificación al estado, quién repelía la idea de un imperio universal. 

El nacionalismo después de la primera guerra mundial

La primera Guerra Mundial destrozó a varios de los existentes Estados internacionales, tales como al Imperio otomano o el Ruso. El tratado de Versalles fue puesto como una forma de reconocer el principio de nacionalidad.

Durante todo el siglo XX se pasó por una paulatina adaptación del nacionalismo por todo el mundo, logrando así la completa destrucción de todo imperio colonial de Europa, la Unión Soviética y demás estado multinacionales. 

El nacionalismo se mantiene atractivo a través del tiempo debido al hecho de pertenecer a una nación, bien sea cultural, económica o políticamente. Esto da a la persona una sensación de pertenencia. 

En algunas ocasiones se puede producir un sentimiento nacionalista cuando los miembros de una comunidad se sienten amenazados, o bien atacados por otra, sea Estado o religión. Esto da lugar a que el nacionalismo surja como respuesta a otro.

Sistema Bismarck

Los sistemas Bismarkianos es como han denominado incontables historiadores al sistema de alianzas internacionales promovido por Otto von Bismarck posterior a la guerra franco-prusiana. Todo con el objetivo de alejar a Francia y prevenir su venganza hipotética tras su derrota sufrida en 1817. 

Este sistema duró cerca de 20 años, evitando así un conflicto directo entre las potencias europeas, hasta que estalló la Primera Guerra Mundial.

Divisiones del sistema Bismarck

Los historiadores comúnmente dividen los sistemas bismarckianos en tres etapas, en las cuales se llevaron a cabo alianzas militares en Europa, y se buscó el aislamiento y atraso de la reformación de Francia como una de las grandes potencias.

Su primer sistema se denomina “Liga de los Tres Emperadores”, y abarca los años 1871-1878. En esta etapa Alemania crea alianzas con Austria en 1871, dos años más tarde con Rusia. Esta alianza comprometía a los países miembros a defenderse mutuamente de las posibles agresiones de países terceros, al igual que apoyo bélico si Alemania atacaba.

Sin embargo, tras la caída de este sistema en 1878 por el conflicto de los balcanes, Bismarck lanza el segundo sistema de alianzas, al que añade a Italia. Este sistema vivió hasta 1887, dando paso al tercero. 

Este tercer y último sistema es visto como una continuación del segundo, pero ampliado por una serie de pactos tales como los Los acuerdos del mediterráneo. Gran Bretaña se unió a este pacto para así atacar la expansión rusa en la costa del Imperio Otomano. Además buscaba también defender la debilitada posición que tenía Turquía. 

Sin embargo, pese a su eficiencia de casi dos décadas, en la cual estos sistema desarmaba conflictos y crisis. Bismarck fue destituido por el emperador Guillermo II en 1890.  Esto provocó la desaparición de cada uno de los sistemas bismarckianos. Los mismos que le habían dado a Europa su periodo más largo de paz en el siglo XIX.

A partir de 1890, las políticas de colonialistas de Guillermo II no conseguirían más que crear una bomba de tiempo que terminaría estallando en 1914, con la Gran Guerra.  Este fue el año en que la crisis internacional alcanzó su punto más alto.

 

, Cuestión de Oriente, levantamientos nacionalistas y Sistema Bismarck, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *