Disolución de la Unión Soviética

¿Qué es la unión soviética?

La Unión Soviética, llamada oficialmente Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, o URSS. Es conocida como una federación de repúblicas de ideología comunista que se creó en diciembre de 1922. Esto como producto de la victoria por parte del régimen soviético en la guerra civil rusa iniciada en 1917. Estos comunistas radicales estaban liderados por Vladimir Lenin, el cual muere en 1924 sucedido por Josef Stalin, quién se hizo cargo de la Unión Soviética. 

Al nacer la URSS estaba conformada sólo por cuatro repúblicas socialistas soviéticas (RSS). Las cuales nacieron directamente tras la revolución de Octubre, para luego tener 15 repúblicas en 1940. La misma llegó a ocupar 22.402.200 kilómetros cuadrados, cuyo territorio se extendía de Europa a la septentrional de Asia. Además contaba con una amplia variedad de climas, pasando por subtropical y continental hasta el subártico y polar.

Podríamos decir que la desintegración de la Unión Soviética está estrechamente relacionada con el contexto que nació con el fin de la Guerra Fría. También se toma en cuenta la disolución de otros países del bloque oriental, como la de Yugoslavia o Checoslovaquia.

Antecedentes de la desintegración de la URSS

La Unión Soviética arrastró durante décadas problemas económicos, los cuales terminaron por agudizarse a finales de la década de 1980. En muy poco tiempo su estructura económica sufrió graves cambios. 

Con el objetivo de sacar a la economía soviética de su estancamiento, Gorbachov, líder soviético, inició un proceso de apertura política y reestructuración económica. Esto desembocó en las Revoluciones de 1989, las cuales llevaron a la caída de los Estados socialistas aliados de la Unión Soviética.

También llamado Bloque del Este, y aumentaron la presión sobre Gorbachov para implementar más democracia y autonomía para las repúblicas que formaban parte de la URSS.

Ese mismo año el Partido Comunista de la Unión Soviética introdujo elecciones directas, formando una nueva legislatura central y poniendo fin a la prohibición de partidos políticos. Posterior a esto, se promulgaron leyes que disminuyeron el control del gobierno central. También en 1989 Mijaíl Gorbachov declaró que los estados miembros del Pacto de Varsovia eran libres de resolver su porvenir.

El 15 de marzo de 1990 Gorbachov es electo presidente de la Unión Soviética durante el III Congreso de los Diputados del Pueblo de la Unión Soviética. Después de esto, Mijaíl propone la firma de un Nuevo Tratado de la Unión para salvar al país de la crisis. Y pese a los resultados del Referéndum de la Unión Soviética en 1991, Ucrania y la actual Alemania, entre otras repúblicas, exigían su independencia. Todo esto mientras que el resto apoyaba el Nuevo Tratado de la Unión. 

Comienzo de la disolución de la Unión Soviética

El 12 de junio de 1990 el Congreso de los Diputados del Pueblo RSFS de Rusia aprueba la Declaración de Soberanía Estatal de la RSFS de Rusia. Y el 16 de julio, la Rada Suprema de la RSS de Ucrania, aprueba la Declaración de Soberanía Estatal de Ucrania. En 1991 se reconoció la independencia de Estonia, Letonia y Lituania. 

Las crecientes reformas políticas llevaron a un grupo de miembros del gobierno y el Comité de Seguridad del Estado, KGB, dirigido en aquel momento por Vladimir Kryuchkov, a intentar dar un golpe de Estado. Buscaban derrocar así a Gorbachov, presidente de la Unión Soviética en agosto de 1991. El plan era establecer nuevamente un régimen central autoritario. 

Este golpe de Estado fue frustrado por protestas populares, no obstante el intento de golpe solo hizo subir como espuma el miedo a que las reformas fueran revertidas. Haciendo así que las repúblicas soviéticas empezaran a declarar su independencia.

Los presidentes de las repúblicas soviéticas de RSFS de Rusia, República Socialista Soviética Ucrania y República Socialista Soviética de Bielorrusia, se reunieron el 8 de diciembre de 1991 en secreto. En esta reunión firmaron el Tratado de Belavezha, por el cual se disolvía la unión Soviética y se veía reemplazada por una forma de unión voluntaria. La misma que sería conocida como la Comunidad de Estados Independientes.

Seguidamente, el 21 de diciembre de 1991, en Almá-Atá, Kazajistán, los presidentes de 11 de las 15 repúblicas de la Unión Soviética se encargaron de ratificar la creación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Esto por medio de la firma del Protocolo de Almá-Atá.

Consecuencias de la caída de la URSS

La resultante Federación Rusa fue la más afectada posterior a la disolución de la URSS a nivel político, económico y militar. Sin embargo, Rusia seguía significando una clara amenaza para cualquier otra nación del mundo. Esto debido a su potencial militar.

Entre los problemas que causó la repentina desaparición de este bloque mundial, están algunos que siguen estando presentes. Por ejemplo los problemas religiosos, ideológicos y políticos.

Tras la desaparición de la URSS los países que eran miembros de la misma, así como la misma Rusia, adaptan relativamente rápido modelos políticos capitalistas. Lo lograron por medio de transiciones. Por esto experimentaron severas contracciones en sus economías.

Asimismo, la disolución de la URSS fue una de las pérdidas territoriales más repentinas y dramáticas que haya experimentado algún Estado en toda la historia. En muy poco tiempo el Kremlin perdió control directo sobre un tercio del territorio soviético. Esto significaba alrededor de la mitad de la población soviética al momento de su disolución.

 

, Disolución de la Unión Soviética, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *