Estados Unidos tras el Watergate: qué fue y consecuencias

¿Qué fue el Watergate?

También conocido como el escándalo de Watergate fue un acontecimiento histórico en los Estados Unidos de América que involucró a la administración del presidente Richard Nixon. Este era el encargado de la nación desde 1972 a 1974, ya que este acontecimiento lo llevó a renunciar al cargo de presidente de Estados Unidos.

Este histórico escándalo fue debido a los continuos intentos de la administración de Nixon de poder encontrar la manera para encubrir su participación en el robo del 17 de junio de 1972. El famoso robo que sucedió en la sede del Comité Nacional Demócrata en el edificio de las oficinas Watergate ubicado en Washington DC. 

Después de conseguir arrestar a los cinco perpetradores, la prensa, con el departamento de Justicia de los Estados Unidos, conectaron el efectivo que les encontraron con el comité de campañas de relaciones de Nixon.

Las investigaciones adicionales y otros descubrimientos llevaron a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos a otorgar a su comité judicial la autoridad para hacer investigación adicional en cuanto a “ciertos asuntos dentro de su jurisdicción”. También al Senado para así crear un comité de investigación especial. 

El juicio

Las audiencias que fueron el resultado de Watergate en el Senado se transmitieron de una manera conocida como «de martillo al martillo» por todo el país. Esto por medio de PBS quienes también hicieron despertar el interés público. Algunos testigos que estuvieron presentes testificaron que el presidente había dado la orden de que fueran aprobados planes para encubrir la participación de la administración en el robo.

Además de que había un sistema de grabación activado por voz en la Oficina Oval. A lo largo de toda la investigación que se realizó, la administración en todo el proceso resistió sus investigaciones. Esto trajo como resultado una crisis constitucional. 

Varias de las revelaciones importantes y acciones presidenciales atroces contra la investigación a finales de 1973 llevaron a la Cámara a comenzar un proceso de acusación contra Nixon. Por tal motivo la Corte Suprema de Estados dictaminó que por obligación debía entregar las cintas de la Oficina Oval a los funcionarios de investigación del gobierno.

Las consecuencias de su complicidad, el encubrimiento hecho público y su apoyo político completamente erosionado, fueron históricas.  Nixon tomó la decisión de renunciar a su cargo como presidente de Estados Unidos el 9 de agosto de 1974. 

La renuncia 

El presidente Nixon, al verse rodeado e involucrado, se dio cuenta de que ya no tenía posibilidades de permanecer por más tiempo en el cargo. Además que la opinión pública no estaba a su favor, Nixon decidió dimitir.

Lo hizo por medio de un discurso televisado a nivel nacional desde la Oficina Oval de la Casa Blanca. Esto ocurrió la noche del 8 de agosto de 1974, el presidente dijo, en parte.

Declaraciones del presidente Nixon en su renuncia

“En todas las decisiones que me ha tocado decidir en mi vida pública, siempre he tratado de hacer lo mejor para la Nación. A lo largo de este largo y difícil período de Watergate, sentí que mi deber era perseverar, hacer todo lo posible por completar el mandato para el que me eligieron. En los últimos días, sin embargo, se me ha hecho evidente que ya no tengo una base política lo suficientemente fuerte en el Congreso para justificar la continuación de ese esfuerzo. Mientras existiera esa base, sentí firmemente que era necesario llevar el proceso constitucional hasta su conclusión. Hacer lo contrario sería infiel al espíritu de ese proceso deliberadamente difícil y un precedente peligrosamente desestabilizador para el futuro”.

“Dejar el cargo antes de que termine mi mandato es aborrecible para todos los instintos de mi cuerpo. Pero como presidente, debo anteponer los intereses de Estados Unidos. Estados Unidos necesita un presidente a tiempo completo y un Congreso a tiempo completo. Particularmente en este momento con los problemas que enfrentamos en casa y en el extranjero. Seguir luchando durante los meses venideros por mi reivindicación personal absorbería, casi por completo, el tiempo y la atención tanto del Presidente como del Congreso en un período en el que todo nuestro enfoque debería estar en los grandes temas de la paz en el exterior y la prosperidad sin inflación en el país. Por tanto, renunciaré a la Presidencia mañana al mediodía. El vicepresidente Ford prestará juramento como presidente a esa hora en esta oficina”.

La mañana en que entró en vigor su renuncia, el presidente, con la Sra. Nixon y su familia, se despidieron del personal de la Casa Blanca en el East Room. 

Propósito del robo

A pesar del gran impacto del escándalo Watergate, el propósito del allanamiento rotundo de las oficinas del DNC nunca se pudo haber establecido de manera concluyente. Los registros del juicio de Estados Unidos contra Liddy fueron planeados para ser hechos públicos en 2013.

Estos revelaron que cuatro de los cinco ladrones testificaron que les dijeron que la operación de la campaña esperaba encontrar las pruebas suficientes que vinculan el financiamiento cubano con las campañas demócratas. 

La hipótesis a largo plazo sugiere que el objetivo del robo fueron las oficinas de Larry O’Brien, el presidente del DNC. Sin embargo, el nombre de O’Brien no estaba en la lista de objetivos de Alfred C. Baldwin III que fue publicado en 2013. Entre los enumerados estaban el alto funcionario del DNC R. Spencer Oliver y la secretaría de Oliver. Además de Ida «Maxine» Wells, el compañero de trabajo Robert Allen y la secretaria Barbara Kennedy. 

, Estados Unidos tras el Watergate: qué fue y consecuencias, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *