Formación y expansión de los estados latinoamericanos

¿Cómo fue la formación de los estados latinoamericanos?

 El siglo XIX estuvo asignado por grandes transformaciones en América Latina. El medio colonial que fue establecido a finales del siglo XV comenzaba a ser cuestionado. Durante esta etapa, se desarrollaron las luchas por las independencias (1804-1824) y, posterior a esto, las guerras civiles (1820-1880).

Luego de la derrota del proyecto de los libertadores de construir una Patria Grande, sucedió la conformación de los nuevos estados nacionales de carácter oligárquico. A su vez, el desarrollo del sistema capitalista en Europa (también en Estados Unidos y Japón). Este fue impulsado por  la segunda fase de la Revolución Industrial, que ésta generó las condiciones para la dominación económica (y en algunos casos, política), de los países centrales sobre los periféricos.   

Este proceso condicionó el rol y el comportamiento de las clases dominantes en los países semicoloniales. Todo esto dado a que los nuevos gobiernos quedaron en manos de las nacientes oligarquías locales en sus diferentes vertientes tales como minera, agrícola o ganadera exportadora.

En este marco se produjo la conformación de los nuevos estados independientes. Este fue un proceso que generó cambios sociales, políticos, económicos y culturales con respecto a la actual etapa colonial.   

Sin embargo, existen algunos aspectos en los que marcó la continuidad, tal como fue el caso de la concentración de la tierra y de las precarias condiciones de trabajo a las cuales estaban obligados el campesinado. La circunstancia de explotación fue una característica que tuvo en común, junto a las diferentes modalidades de los regímenes de trabajo adoptadas en cada subregión de América Latina.  

Expansión de estados latinoamericanos

La acentuada dicotomía, patrón por el cual estaba expuesta la distribución desigual de la propiedad de la tierra utilizada para la producción de materias primas, es un ejemplo de este proceso. Los latifundios se apoderaron de algunos diferentes nombres según a qué parte de nuestra América se refiriesen. 

Existían haciendas en lo que actualmente es México o Perú, también algunas estancias en Argentina o Uruguay. Además de las casas patronales en Chile, fazendas en Brasil, varias fincas en Cuba y en Puerto Rico. Todo esto sumado a algunas plantaciones en América Central. Los hacendados, también llamados estancieros, fazendeiros o plantadores, fueron beneficiados de la misma posición y función.

Esto llevó por un lado a la posesión y el usufructo de grandes extensiones de tierra y por otro lado al dominio ejercido sin contrapeso sobre peones, gauchos y campesinos. Estos, en gran medida, eran mestizos o pertenecían a los pueblos originarios.

Resultados de la expansión de los estados latinoamericanos

Durante la primera mitad del siglo XIX, la superficie que se dedicaba a la producción de materias primas en América Latina no había sufrido grandes variaciones en relación con la etapa colonial. Para lograr una implantación de los países en el nuevo orden económico mundial. En esto fue necesaria la conformación de los nuevos estados nacionales.

En la segunda mitad del siglo XIX, los resultados de la transformación se fueron reflejando no solo en la creciente de acumulación de poder y riqueza de los sectores dominantes, sino que también en su voluntad manifiesta de expandir las fronteras interiores del continente.

Como consecuencia, la necesidad de ampliar la superficie dedicada a la producción de materias primas para la exportación, despojó de sus tierras a grandes cantidades de campesinos y miembros de las comunidades originarias. Además de esto la otra consecuencia que podemos nombrar se produjo cuando comenzó el exterminio sistemático de numerosas poblaciones indígenas.

En el mejor de los casos, los que sobrevivían pasaban a amplificar la mano de obra necesaria para trabajar las tierras. 

Formación y expansión de Chile

Aquí vemos que la denominada «Ocupación de la Araucanía» al sur del río Biobío, fue la principal incursión del ejército chileno contra las comunidades indígenas del sur del país. Al ponerle fin a la autonomía territorial mapuche, la expansión de la frontera chilena dejó disponibles extensiones de tierra aptas para el trabajo agrícola.

En gran medida, ese supuesto vacío generado por las expediciones militares ofrecía oportunidades a nuevos inmigrantes arribados en su mayoría desde Europa. Dicha situación ayudó a que la producción y exportación de materias primas creciera considerablemente en la segunda mitad del siglo XIX.

Formación y expansión de Argentina

El avance sobre la frontera ya había tenido algunos antecedentes de incursiones militares, entre las décadas de 1820 y 1830.

 La primera, bajo el Gobierno de Bernardino Rivadavia quien tenía el objetivo de persuadir a las comunidades originarias. Las mismas que, según la dominante oligarquía pampeana del momento, presentaba que era una amenaza a sus intereses en la zona de frontera.

Durante esta primera etapa, había predominado la figura del coronel de origen prusiano Federico Rauch. Éste es conocido y considerado como el pionero del genocidio contra los pueblos originarios.

La segunda fue durante el mandato de Juan Ramón Balcarce. Se conoce que esta fue Comandada por Juan Manuel de Rosas en la década de 1830. Se dirigió hacia el sur (norte de la Patagonia) y también al centro oeste (llanura pampeana y Cuyo) de Buenos Aires.

En estos actos había un principal objetivo que era establecer nuevas fronteras y mejores controles sobre las comunidades originarias. Pero la mayor expansión de la frontera interior argentina fue a fines de la década de 1870, con la mal denominada (Conquista del Desierto) en parte de la llanura pampeana, la Patagonia y en el Norte. 

Las consecuencias negativas para las comunidades originarias fueron inconmensurables, y varias de ellas por poco terminaron desapareciendo. Estas campañas ampliaron el territorio controlado por el Gobierno argentino e impulsaron fuertemente la producción agrícola y ganadera. 

, Formación y expansión de los estados latinoamericanos, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *