Paleolítico superior: qué es, características y resumen

¿Qué es el paleolítico superior?

La prehistoria comprende varios periodos, de esta manera hace que todo el proceso sea mucho más entendible en la actualidad. Uno de esos periodos es el paleolítico que, a su vez, se encuentra subdividido en tres etapas que son el paleolítico inferior, el medio y el superior. En este caso nos enfocamos en el superior que corresponde al último periodo del paleolítico, es decir, el inicio de la edad de piedra.

El periodo paleolítico superior está registrado en el mismo lapso en el que se registró el último periodo glacial. Por esta razón se confirma que fue entonces una etapa realmente fría, en el que se tuvieron temporadas o intervalos de climas un poco más templados, que se conocen como interestadiales.

Además, este periodo está caracterizado por un acontecimiento importante en la historia de la humanidad, pues se conoce que el Homo Sapiens dominó toda la tierra. De esta manera quedaron sustituidas las demás especies humanas que se conocían al principio del periodo paleolítico.

Es decir que el Homo erectus, el homo neanderthalensis y el homo floresiensis, por ejemplo, quedaron totalmente reemplazados por esta nueva especie. El homo sapiens se ubicó como el único superviviente que se conoce de toda la subtribu hominina.

Características y aspectos más importantes del paleolítico superior

Entre todas sus características y descubrimientos importantes podemos destacar las que se muestran a continuación.

La tecnología aplicada en la piedra

Fue una tecnología con la que tallaban la piedra pulida que no era un procedimiento que se aplicaba a todas las creaciones sino a aquellas que eran especiales. Es decir, que sus herramientas de trabajo o aquellas que usaban en otras actividades, no requerían o no les aplicaban esta tecnología.

Esto estaba reservado para aquellas armas que tenían algún valor sentimental o carga simbólica especial. No solo era tallar sino que también era pulir la pieza completa.

Esto hacía que la pieza gozara de cierta perfección ya que la piedra estaba brillante, cuidada, sin irregularidades, resultando ser muy agradable a la vista.

Comenzaron a producir en cerámica

Esta práctica era totalmente artística en donde unían una parte de agua con arcilla consiguiendo una masa que era moldeable. Esta característica de la arcilla les permitió hacer sus propias creaciones artísticas. Luego de hacerlas, las pasaban por fuego, así conseguían que cada creación fuera mucho más resistentes.

Al principio hicieron cabezas de animales y representaciones de Venus en tamaños pequeños. Estos fueron encontrados en la Europa Occidental. Estas creaciones de arte se consideró como una muestra simbólica de la época.

Los abundantes simbolismos usados

Los colorantes pasaron a ser del dominio de todos y esto permitió que dejaran muestras simbólicas de lo que ellos consideraban importante. Se pudieron obtener, en muchas investigaciones, evidencias que hablaban del arte que dominaban. Se apreciaba lo que se conoce como el grafismo rupestre.

Esto lo hacían uniendo una especie de guisante con pigmentos de colores. Con esto plasmaron su arte en las rugosas paredes de sus cuevas.

Esta misma tinta era la que utilizaban para hacerse adornos en el cuerpo. Además entre todo el simbolismo que fue encontrado en los restos de la época, se apreciaron rituales de enterramientos. Estos descubrimientos simbólicos aclararon algunas dudas que existían en cuanto a este periodo de la historia.

Comenzaron a desarrollar sus instrumentos musicales

Los primeros instrumentos que utilizó la raza humana fueron flautas y silbatos. Para realizar estos instrumentos ellos utilizaban los huesos de marfil que podían ser también de búhos. A este hueso le hacían algunas perforaciones circulares que se repartían de manera uniforme por toda la pieza.

Además se hacía una adaptación en uno de los extremos de la pieza que servía para apoyar la boca y así poder soplar y emitir el sonido del instrumento.

Estos instrumentos se han encontrado en Alemania, en Geissenkloesterle, un yacimiento en el cual se han encontrado varios instrumentos musicales. Se cree que están desde hace unos 37.000 años. Por lo que son piezas realmente antiguas que nos dejan pistas bastante claras de la cultura del paleolítico superior.

Sus manifestaciones artísticas

Estas constituyen una de las características más fuertes de esta época y además son las que pueden definir el paleolítico superior. Se desarrollaba como arte rupestre que se encontró en una regiòn de la península Ibérica que se distribuye en varios lugares. Unos de ellos es la región cantábrica, la zona central, la zona andaluz y algunos màs.

En las zonas que pertenecen al mediterráneo, la expresión de arte estaba grabada en piedras, haciendo grabados dominantes. Estos espacios se creen que eran como santuarios especiales o algunos centros de producción. Uno de los casos más importantes y sonados es el de la cueva de Parpalló, en Valencia, donde se encontraron algunas evidencias interesantes.

El cánido fue domesticado

El cánido es una especie de lobo silvestre que poco a poco fue acercándose a los habitantes del periodo superior del paleolítico. Se debió necesitar mucha paciencia y actos de lealtad y confianza para que este animal pudiera ser domesticado.

De este proceso de domesticación se han obtenido algunas pruebas que dejaron en las cuevas de Siega Verde en Salamanca.

Según los grabados que dejaron de la época se cree que estos cánidos eran los que ayudaban en la caza de uros.

Se cree, además, que entre la raza humana y esta especie de cánido se daba una especie de compartir pues, del bote carnívoro, seguramente reciben alguna parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *