Pinturas de Frida Kahlo: significado y ejemplos

Frida Kahlo

Su nombre completo era Magdalena Carmen Frid Kahlo Calderón Nació en la ciudad de Coyoacán en México el día 6 de julio del año 1907. Su muerte fue en el mismo mes de julio pero un día 13 en el año 1954.

Se conoció como una pintora que tuvo una vida que fue marcada por una enfermedad de poliomielitis. Como si esto fuera poco, cuando era una jovencita, sufrió un accidente que logró postrarla por mucho tiempo. Todo esto la llevó a practicarse un total de 32 operaciones médicas lo que la llevó a vivir una vida que distaba de lo común. 

Se conoce que la obra pictórica que caracterizó a Frida gira alrededor de sus vivencias sufridas y a toda su biografía en general. En las 150 obras que se conocen de esta autora, la mayoría eran autorretratos que buscaban contar su difícil vida.

De todas sus obras, fue una la que logró una influencia mutua con la de su pareja quien era Diego Rivera, un afamado pintor. Los dos se mantenían muy enamorados del arte creando toda una ola de inspiración sobre otros pintores. Su arte estaba inspirada en las raíces indígenas mexicanas y se conocía como arte popular. 

Significados de las pinturas más famosas de Frida Kahlo

El autobús

Se conoce como una de las obras más famosas de esta pintora mexicana. En esta pintura específicamente se muestre, como es de entender por su nombre, un autobús lleno de pasajeros. La particularidad de esta obra está en los pasajeros de ese medio de transporte.

Se pueden observar distintas figuras como, por ejemplo, una madre indígen que amamanta a su bebé, un obrero que viste un peto azul, un niño, un extranjero, una mujer que trae una cesta de frutas y otros personajes más. 

En la búsqueda de un significado para esta obra, los estudiosos han llegado a una conclusión lógica y es que en esa obra se refleja el accidente que la artista sufrió en el año 1925. Según lo que ella misma contó de ese día, el autobús donde ella viajaba tuvo un accidente y el pasamanos se le incrustó en el pecho. El hombre que usaba el peto azul le sacó el tubo del pecho y le salvó la vida.  

Diego y Frida

Fue un doble retrato que la artista decidió pintar en el año 1944 ya que se convertiría en un regalo para Diego, su esposo, en el aniversario 15 de su boda. Este matrimonio pasó por un tiempo de separación que duró muy poco pero que marcó la pareja y esto se reflejó en su arte.

Esta obra se puede ver como unas ramas intentan unir los dos lados de los rostros de la pareja, formando un solo rostro con una mitad para cada uno. Esto da a entender que su relación era como la de la luna y el sol, como la concha y vieira. 

El autorretrato con el traje de terciopelo

Un autorretrato que se considera el primero de la artista, fue pintado en el año 1926 y en ese entonces era un regalo para Alejandro Gómez quien fuera novio y compañero de escuela.

Ese mismo año se había acabado esa relación amorosa y Frida decidió hacerle ese regalo. Se cree que su idea fue recuperar su relación y tuvo éxito porque después pudieron reconciliarse. 

El autorretrato con el collar de espinas

Pintado en el año 1940. Aquí se muestra a la artista en el medio de la imagen destacando así su presencia en toda la pintura. Una de las características únicas de esta pintura es que en ella se muestra a Frida luciendo un collar de espinas, muy parecido a la corona de Cristo. Además hay un colibrí pero éste está muerto. 

También hay un gato color negro que está sobre su hombro del lado izquierdo que parece querer atacar el colibrí. El mono que se sitúa en su hombro derecho fue un regalo que recibió de Diego. Este retrato fue un regalo que Frida hiciera al que se conocía como su amante Nickolas Muray. Aunque tiempo después la pintura fue vendida para poder pagar un abogado. 

Sin esperanza

La pintura fue hecha en el año 1945 y detrás de ella hay una frase donde la artista asegura quedarse sin esperanza. En la pintura se muestra a ella misma postrada en una cama mientras de una mesa que estaba sobre su cuerpo salía un embudo por el cual recibe alimento. Este fue un periodo de su vida que solo se alimentaba de purés cada dos horas pues la idea era hacerla ganar peso. 

Todo lo que se entraba viviendo en ese entonces quedó plasmado en este lienzo pues las muchas operaciones la habían hecho perder el apetito. Lo curioso de este óleo es que en la manta que usa para cubrir su cuerpo, habitan muchas formas de vida pero en tamaño microscópico. Se cree que así de mínima era su esperanza de vida. 

Los dos desnudos en un bosque

En el año 1939 fue pintada esta obra por parte de Frida y se trataba de un regalo que iba a su especial e íntima amiga Dolores del Río Esta obra en particular tiene muchas interpretaciones de su significado.

Unos dicen que se trata de una obra en la que se muestre la bisexualidad de la artista. Por otro lado, hay quienes opinan que se muestra esa dualidad racial que la artista poseía, estas eran la de india mexicana y la de europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *