Revolución de 1848. La «primavera de los pueblos» y el nacionalismo

La Primavera de los Pueblos

El año 1848 fue un año que para Francia significó uno de los períodos revolucionarios más importantes de toda su historia. Este sentir se extiende casi toda Europa, donde las muchas revoluciones también se hicieron sentir. De hecho se cree que fueron estos hechos revolucionarios los que terminaron con la Europa de la restauración. 

Este periodo revolucionario se conoce conel nombre de “Primavera de los Pueblos” y es el tercer ciclo de revoluciones del que se tiene registro. Una de las características de esta revolución es el hecho de que en estas se tomó mucha importancia a las manifestaciones que mostraban ser nacionalistas.

Además estos revolucionarios tomaron control sobre las primeras muestras del conocido movimiento obrero, las cuales fueron muy organizadas.

Un ciclo que se inició en Francia y luego se extendió hacia Europa Central en países como Austria, Alemania y Hungría y también tocaron tierras italianas en los primeros meses del 1848. Para este entonces ya estaban el ferrocarril y el telégrafo los cuales fueron fundamentales para la expansión de las revoluciones.   

Causas de las revoluciones de 1848

Las causas para que se iniciara una revolución con tanto alcance fueron muchas, sin embargo en esta ocasión hablaremos de las dos más importantes. Una de ellas fue la crisis que se estaba comenzando a ver en la economía. Esta crisis se desató en Francia en el año 1847 al obtener malas cosechas. 

Esto trajo como consecuencia una crisis en el sector agrario que derivó entonces en crisis económica. Las clases populares se vieron altamente afectadas al no poder contar con el alimento básico. Además de esto el sector industrial también se vio afectado comenzando a presentar protestas en las que muchos obreros detenían sus actividades. 

El otro motivo que se cree logró influenciar fuertemente el sentimiento revolucionario tiene que ver con la negación de las libertades y los derechos a algunos sectores sociales. Entre estos importantes sectores  se encuentra la monarquía perteneciente a Luis Felipe de Orleans.

Una sociedad que sólo buscaba satisfacer las necesidades que presentaban los altos  burgueses. En cambio la burguesía que se consideraba pequeña como en el caso del proletariado no recibían la misma atención. En este último nivel social se carecían de atenciones a nivel político y económico. 

Revolución del 1848 en Francia

Para el mes de febrero de este año en tierras francesas se comenzó con una insurrección que contó con la participación de algunos sectores sociales a nivel protagónico. Los burgueses pequeños, la clase obrera y los estudiantes forzaron a que se abdicara a Luis Felipe y a la II República.

En ese entonces se vivía bajo un régimen que dejaba ver algunos matices sociales que funcionaron como escenario perfecto para implementar algunas medidas especiales. Por ejemplo una de estas medidas fue el sufragio universal, la libertad de prensa y el derecho al trabajo. 

Los socialistas como Louis Blanc formaron parte del gobierno provisional siendo los primeros en estar como calidad de miembros. Fue precisamente esto lo que impulsó a que la jornada laboral fuera cambiada a 10 horas al día.

Otra medida fuerte que se tomó fue el despido de más de 100.000 empleados debido a los múltiples paros con los que la clase obrera protestaba. Esta cantidad de desempleados se vio sólo en París. 

Además de esto fueron creados los conocidos Talleres Nacionales que fueron impulsados desde el mismo Estado. Los mismos que, tiempo después, se tomaron como fracasos cerrándose de forma definitiva.

Ya alcanzando el mes de junio esta revolución fue radicalizada y la dos burguesías decidieron unirse. Este acto fue  lo que hizo que todo pasara de una guerra contra el absolutismo a una entre clases sociales.

Esta nueva batalla interclasista terminó con una represión donde resultaron ejecutados más de 1.500 manifestantes. Luego de esto fue nombrado presidente Luis Napoleón Bonaparte. 

La primavera de los pueblos en Europa

En casi todo el territorio europeo se vivió también esta revolución, por ejemplo el Imperio Austríaco, Alemania e Italia.

En Alemania

Se conoce que en Alemania todo esto de la revolución del 1848 se vivió desde un punto totalmente nacionalista . Fue Federico Guillermo IV de Prusia el que terminó aceptando la constitución que se presentaba con bases censitarias. Una revolución que se vivió en Berlín y que fue, relativamente, rápida y efectiva.  

En el Imperio Austríaco   

En este caso cuando vemos la historia de estas revoluciones en territorio Austríaco vemos la caída de Metternich. Además el emperador Fernando I terminó aceptando la formación de una asamblea que era constituyente. 

En este entonces las reivindicaciones liberales y nacionalistas se unieron buscando un mismo fin. Esto se vio de una manera más fuerte en Chequia y Hungría dos ciudades que consiguieron un grado respetable de autonomía dentro de este imperio. 

En Italia  

Italia vivió una revuelta totalmente nacionalista y, aunque fracasó, funcionó para marcar un punto de partida para lo que sería un proceso de unificación. La monarquía constitucional se implantó en Nápoles. Esto como sustitución a lo que era el absolutismo. 

En otras zonas como los Estados Pontificios el papa terminó marcando su huída por causa de la sublevación y así se constituyó una república. En el caso del reino de Lombardía – Véneto se sublevó totalmente en contra  del reino del Piamonte y de los austríacos.

Fue así como se levantó la monarquía constitucional que se convirtió en la motivación para la completa unidad italiana.  

 

, Revolución de 1848. La «primavera de los pueblos» y el nacionalismo, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *