Revoluciones liberales: qué fueron, características y resumen con ejemplos

Las revoluciones liberales

En este término se engloban acontecimientos que fueron totalmente revolucionarios. Se hicieron con la idea de poder recuperar algunas ideas que habían adquirido de la revolución francesa. 

Estos movimientos de revolución se registraron en tres periodos o etapas diferentes que se agrupan según el año en el cual fueron ejecutadas. En este sentido hablamos entonces de las revoluciones liberales de los años 1820, 1830 y 1848.

En estos años se vio que el régimen que se mantenía en el poder deseaba regresar al tiempo de la monarquía absoluta. Comenzaron a aparecer nuevos pensamientos o ideologías que tenían que ver con el liberalismo y el nacionalismo. En todo lo que hacían solo buscaban cambiar todo el sistema.

La idea era establecer cambios importantes en donde se pudieran respetar los valores y la libertad de cada persona. Además se buscaba el establecer algunas fronteras que no se mantuvieran unidas a alguna casa real. 

Se trató pues de un periodo histórico en el cual se vivieron cambios importantes que lograron repercutir en el mundo entero. 

¿Cuáles fueron las causas de las revoluciones liberales?

Se puede decir que cada revolución liberal tuvo sus propias causas, pero a manera general podemos nombrar dos factores que fueron los más contundentes. 

Los factores políticos

El sector político de la época se encontraba un poco inestable debido a todo lo que la burguesía estaba haciendo como contraparte del poder y sus clases sociales que se sentían superiores. 

Esto propició el nacimiento de nuevas ideas o doctrinas que se conocieron como luego liberalismo y nacionalismo. Las dos tomadas como doctrinas para nuevas formas de hacer política. 

En cuanto a lo que es el pensamiento liberal se conoce que es la la razón y el conocimiento liderando la forma de pensar. Fue por esto que todas esas ideas se tomaban con mucho respeto y se aplicaban son tomar en cuenta de dónde venían. 

El nacionalismo surgió de forma paralela al liberalismo y se tomó como la definición exacta de ese derecho que poseían las naciones para ejercer cierto grado de poder dentro de su propio territorio. Todo esto dentro de lo que era la independencia política y la soberanía. Valores que las naciones en ese entonces tenían bien marcadas. 

Los factores sociales y económicos

El proceso de cambio ya había comenzado gracias a lo que fue la revolución industrial en donde el movimiento de los obreros fue el que inició, esto desde una óptica social. 

Todo esto trajo entonces algunas crisis como la alimentaria que se vivió a causa de que hubo un incremento importante en la demanda de cosechas. Esta primera crisis derivó algunos problemas económicos que luego usaron un gran estallido en la sociedad. 

Las revoluciones liberales

 En la segunda mitad del siglo XIX se vivieron estas revoluciones que se presentaron como oleadas revolucionarias que afectaron ciudades alrededor del mundo. Estas se agrupan según el año en el que se vivieron. 

Las revoluciones del año 1820

Es el primer periodo de revoluciones liberales que se vieron en nuestra historia en donde el mismo pueblo fue el que se conoció como el gran protagonista. De una manera más general podemos decir que se trató de una temporada en la que los militares realizaron varios golpes al gobierno absoluto.

Según algunos historiadores se toma mucho en cuenta la participación de algunas sociedades que eran secretas entre las que se puede nombrar a los carbonarios. 

Fue en tierras españolas donde comenzó esta temporada revolucionaria. Justo en el momento que el coronel Rafael de Riego decidió levantarse totalmente en contra de Fernando VII. Además fue ahí también que se logró el juramento de la Constitución de 1812. 

Todo esto tuvo una repercusión en el mundo entero donde se comenzaron a hacer revoluciones logrando cada nación su propia  independencia. 

Las revoluciones del año 1830

En este periodo vemos que todo se inició en tierras francesas. Ahí se vió una fuerte crisis en la economía además de los intentos de monarquía absoluta que hizo Carlos X provocó el estallido revolucionario. Así la monarquía dejó el trono de forma obligatoria  y fue Luis Felipe de Orleans el que pudo implantar un sistema de monarquía constitucional. 

En otros territorios como Bélgica le vivió el levantamiento en contra de Holanda, territorio al cual Bélgica pertenecía en ese tiempo. Así consiguieron su soberanía gracias a todo el apoyo británico que logró el juramento de la constitución. 

Esto se sintió también en Suiza, Portugal y España  donde el absolutismo fue totalmente eliminado. Por el contrario en Polonia, Italia y Alemania, aunque también vivieron levantamientos importantes, no tuvieron éxito alguno.

Las revoluciones del año 1848

En este caso vamos a hablar de un periodo en el cual las revoluciones se vivieron de maner más popular. Aquí el propósito que se tenía era más marcado que en las revoluciones anteriores. Esto lo podemos comprobar cuando vemos que el sufragio pasó a ser una petición universal que se debía aplica en los sistemas electorales.

El proletariado comenzó a participar y ayudó a que las peticiones que se hacían fueran tomada en un sentido más social que antes. Los obreros estaban pasando muchos problemas pues eran sometidos a vivir algunas situaciones que eran miserables pues no se tomaba en cuenta el derecho laboral. 

Fue en Francia donde comenzaron estas revoluciones y de ahí la repercusión se sintió en toda Europa donde se realizaron levantamientos importantes. Algunos de ellos alcanzaron el éxito.

Luego en Austria, Italia y otros territorios hasta que alcanzó también Alemania de donde se tiene el último registro de esta revolución. Ahí los obreros lograron que los burgueses no pudieras continuar con todas sus reformas aunque ya en casi 40 estados se contaba con constitución. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *