Tratado de Versalles y fracaso de la Sociedad de Naciones

¿Cuál fue el tratado de Versalles?

El Tratado de Versalles fue un tratado de paz, firmado por más de 50 países el 28 de junio de 1919 en la ciudad del mismo nombre. La misma que puso fin oficialmente a la Primera Guerra Mundial. Entró en vigor el 10 de enero de 1920.

El acuerdo tuvo dos procesos de firma. La primera el 11 de noviembre de 1918, donde se firmó el armisticio para darle fin a la guerra. La segunda el 28 de junio de 1919, que se firmó el acuerdo definitivo. 

Este tratado se encontraba tanto en francés como en inglés y alemán, y estaba estructurado por distintos artículos y cláusulas territoriales, morales, militares, laborales y económicas. Su principal impulsor y depositario fue el gobierno de Francia.

Entre los puntos más importantes del tratado, uno consistía en reconocer a Alemania y sus países aliados como los responsables de la guerra, imponiéndose considerables concesiones territoriales, al igual que indemnizaciones monetarias.

Conferencia de Paz en París

En la capital francesa, el 18 de enero de 1919, había empezado la Conferencia de París. Delegados de los vencedores ocuparon varias semanas para negociar el tratado de paz que se impondría a Alemania.

Para eso, se creó el Comité de los Cuatro, encontrándose los presidentes de Estados Unidos, Wilson. El británico, Lloyd George. El de Francia, Clemenceau y el de Italia, Orlando. Además, estuvieron representantes de 32 países, sin que se encontrara Alemania ni ninguno de sus aliados.

Los obstáculos para las negociaciones hicieron que el presidente italiano se retirara, pero regresó para la firma. Entonces, los otros tres representantes restantes se hicieron cargo. Al final, el tratado se presentó a Alemania en mayo. Los países no dieron oportunidad de negociar, o Alemania aceptaba o volvería la guerra.

Reacción alemana

Al inicio los alemanes se habían negado a firmar el tratado, pero los países amenazaron con volver a tomar las armas. Y así, sin poder participar en las negociaciones, Alemania tuvo que aceptar todas las condiciones impuestas.

Lo más perjudicial para Alemania fueron las indemnizaciones económicas. En primer lugar, el país debía entregar anualmente durante cinco años 44 millones de toneladas de carbón. Esto era la mitad de su producción química y farmacéutica y más de 350.000 cabezas de ganado.

También había que añadirle el pago 132 millones de marcos de oro alemanes. Algunos países habían dicho que esta cantidad era excesiva, ya que representaba una mayor cantidad de lo que Alemania tenía en sus reservas.

El último pago que realizó Alemania fue el 3 de octubre de 2010, cumpliendo con todo lo estipulado en el Tratado de Versalles. También, debió de entregar todo su material de guerra y su flota. Tuvo que reducir también el número de efectivos notoriamente. Además, se le prohibió fabricar más armamento, tanques y submarinos. 

Hubo también cláusulas coloniales, haciendo perder a Alemania el 13% de su territorio y el 10% de su población. El gobierno alemán tuvo que entregar a Francia los territorios de Alsacia y Lorena y la región del Sarre. Por otro lado, Bélgica se quedó con Eupen, Malmedy y Moresnet. Además, el tratado prohibía todo intento de unión con Austria. Las colonias Togolandia y Camerún fueron divididas entre Francia y Reino Unido.

El Tratado de Versalles fue uno de los causantes de motivar a Adolf Hitler a recuperar el poder alemán, haciendo surgir la Segunda Guerra Mundial.

Sociedad de Naciones

Al igual que el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919 se creó el organismo de la Sociedad de Naciones. Su primera reunión fue en Ginebra el 15 de noviembre de 1920 y acudieron representantes de 42 estados. La última reunión fue el 8 de abril de 1946, y ese mismo año fue reemplazada por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Fueron un total de 63 países quienes pertenecieron a esta organización durante sus 26 años de existencia. Y 31 fueron miembros permanentes de comienzo a fin. Aunque no pudo resolver los grandes problemas que había en los años 20 y 30, es importante ya que fue la primera organización de su estilo en la historia, y la antecedente de la ONU.

Después de la Primera Guerra Mundial, las grandes naciones creían imposible volver a los tiempos de tranquilidad antes de la guerra. Y ya abatidas por el esfuerzo que propuso el conflicto, se inició un nuevo proyecto con el objetivo de establecer un orden internacional distinto.

El surgimiento de la Sociedad de Naciones (SDN) fue uno de los principales acuerdos en el Tratado de Versalles. Nació como una herramienta mediante la cual se resolvieran de manera pacífica los conflictos entre los estados.

Su fracaso

En 1929 se marcó el inicio del fracaso de la Sociedad de Naciones. La crisis económica dio fin a la solidaridad entre países que ya se había creado. Había empezado el camino en que, en diez años, se armaría un conflicto entre las naciones.

Durante este período de crisis, fueron apareciendo los primeros roces relevantes entre los miembros del organismo. Italia y Alemania al final abandonaron el acuerdo de paz para entrar en sus planes expansionistas. La Sociedad de Naciones dejó de ser una herramienta útil para el arbitraje entre disputas internacionales.

Después de terminar con la Segunda Guerra Mundial, la paz no pudo revivir el organismo. Pero a su vez creó la Organización de Naciones Unidas (ONU), y ahora las naciones supieron aprender de los errores cometidos en la Sociedad de Naciones.

, Tratado de Versalles y fracaso de la Sociedad de Naciones, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *