Antónimos: qué son, tipos y ejemplos

¿Qué son los antónimos?

En la lengua española y en todas las demás, existen muchos tipos de palabras que nos ayudan a darle sentido a lo que intentamos expresar. Este es el caso de las palabras antónimas pues nos ayudan a comprender la forma contraria de alguna palabra en específico. Como un concepto más preciso podemos decir que los antónimos son las palabras que nos dan un significado opuesto a alguna otra.

Para que una palabra sea considerada antónima tiene que pertenecer, de manera obligatoria, a la categoría gramatical de la palabra que busca oponer a otra. Esta misma regla se debe completar también en el caso de los sinónimos.

Volviendo a los antónimos, un ejemplo muy fácil de comprender es el siguiente. En antónimo de la palabra alegría es tristeza. Entonces, la palabra tristeza siempre será el antónimo de alegría sin importar el contexto en el que se use la palabra. 

Como una definición más completa se dice que un antónimo es una palabras que debe guardar con alguna otra una especie de relación que se conoce como nonimia. Es por esto que se conoce como palabra contraria. 

Tipos de antónimos

Los antónimos se pueden clasificar en varios grupos dependiendo de la relación que exista entre las palabras del contexto. En este sentido podemos decirr que existen tres tipos de antónimos que son los que se explican a continuación. 

Antónimos excluyentes

Se refiere a un tipo de antónimo que es radical pues cuando se pronuncia no da pie a que exista su opuesto. Su afirmación anula totalmente la posibilidad de existencia de algún otro.

Conocidos también como antónimos complementarios donde el significado de uno elimina totalmente al otro. Este tipo de antónimo no acepta matices ni grados en su uso, son totalmente incompatibles. Como un ejemplo de este tipo de antónimos existen los siguientes: 

  • Legal – Illegal.
  • Vivo – Muerto.
  • Soltero – Casado.
  • Apagado – Encendido.

Antónimos graduales

Como su nombre lo indica se trata de un tipo de antónimo que sí permite ciertos términos medios entre ellos. Es decir que dejan espacio para que se pueda utilizar alguna otra palabra que indique un término que se ubique justo al medio de los dos términos. En este tipo de antónimos existen palabras como las que se nombran en los siguientes ejemplos:

  • Alto – Bajo.
  • Rico – Pobre.
  • Vacío – Lleno.
  • Flojo – Fuerte.
  • Blanco – Negro.

Antónimos recíprocos

En este caso, cuando hablamos de los antónimos que son recíprocos, nos referimos a esos que necesitan, de manera obligatoria, de un contrario para existir de forma lógica. Es decir que las palabras como tal ya existen, pero cobran sentido cuando están en contexto con su antónimo.

Todo esto quiere decir de manera exacta que no puede existir uno de estos antónimos si no existe el otro. En este caso para poder comprender este tipo de antónimo de mejor manera vamos a presentar los siguientes ejemplos: 

  • Cobrar – Pagar.
  • Enseñar  Aprender.
  • Recibir – Tomar.
  • Comprar  – Vender.

Antónimos léxicos y gramaticales

Se trata de otra clasificación de antónimos que se hace según la forma en la que se conforman, hablando en término expresamente lingüísticos. Según este punto de vista se dice que existen sólo dos tipos que son los que se explican a continuación.

Antónimos léxicos

Este tipo de antónimos son los que se presentan especialmente constituidos por los lexemas que son diferentes. En este caso particular, las palabras no tienen, obligatoriamente, la misma familia léxica. Esto quiere decir que estos antónimos no comparten la misma raíz, no vienen de la misma familia de palabras. 

En este sentido podemos decir entonces que este tipo de palabras son totalmente diferentes. Como un ejemplo podemos dejar las siguientes palabras: 

  • Cobarde – Valiente.
  • Entrar – Salir.
  • Trabajar – Descansar.
  • Silencioso – Ruidoso.

Antónimos gramaticales

Este tipo específico de antónimos son los que se forman usando partículas añadidas. Exactamente es un tipo de antónimo que se usa en casos de negación pues en su forma se utilizan prefijos que son negativos.

En este sentido se dice que los más comunes son los añadidos des, in o a. Son palabras que pertenecen a la misma familia léxica pues se forman a partir de la misma Palabra. Algunos ejemplos son: 

  • Vidente – Invidente.
  • Colocar  Descolocar.
  • Normal – Anormal.
  • Completo – Incompleto.

Ejemplos de palabras antónimas

  • Calor – Frío
  • Seco – Mojado
  • Amor – Odio
  • Claro – Oscuro
  • Bonito – Feo
  • Apagado – Encendido
  • Activo – Inactivo
  • Grande – Pequeño
  • Alto – Bajo
  • Feliz – Triste
  • Abierto – Cerrado
  • Divertido – Aburrido
  • Rico – Pobre
  • Valiente – Cobarde
  • Duro – Blando
  • Bueno – Malo
  • Fácil – Difícil
  • Verdad – Mentira
  • Eliminar – Añadir
  • Salir – Entrar
  • Higiénico – Insalubre
  • Justicia – Injusticia
  • Largo – Corto
  • Dentro – Fuera
  • Cierto – Falso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *