Clases Online

Las clases online, son aquellas que se imparten a través del Internet mediante el uso de videoconferencias, pizarras virtuales y un horario que el estudiante elija. Las clases en línea también suelen ser una combinación de grabaciones de videoconferencias en vivo, complementadas con lecturas en las que los estudiantes pueden completar su tiempo. 

En lugar de que el estudiante esté sentado frente a un profesor en un salón, puede estar atendiendo a la clase desde cualquier lugar. Siempre y cuando tenga un dispositivo con conexión a Internet, el estudiante tendrá la oportunidad de adquirir el material de la clase en línea. Esto representa una gran ventaja en cuanto al campo de la flexibilidad en el desplazamiento y el horario que pueda tener la persona. 

Si bien es cierto la estructura de una clase online puede variar grandemente. Aun así, por lo general, los estudiantes en línea inician sesión regularmente en algún sistema de gestión de aprendizaje. Estos suelen ser portales virtuales a través de los cuales pueden ver el programa y las calificaciones. Además de que también brinda la oportunidad de contactar a los profesores, compañeros de clase y servicios de apoyo. 

Las clases en línea no suelen estar sometidas a un horario específico. Estas son más bien asincrónicas o de autoaprendizaje, donde los estudiantes completan el trabajo del curso en su propio tiempo. Aun así, cabe destacar que siguen existiendo los plazos de tiempo semanales donde hay formatos que ofrecen flexibilidad para los estudiantes. 

También puede existir el componente sincrónico donde los estudiantes deben ver conferencias en vivo en línea. Y a veces, hasta deben participar en los debates a través de plataformas de videoconferencia. 

Los estudiantes y su interacción con las clases online

Gracias al avance de la tecnología, los estudiantes pueden comunicarse entre sí a través de los foros de discusión y redes sociales. En situaciones particulares, como el trabajo en grupo, las videoconferencias son la mejor opción, así como la mensajería por teléfono y correo electrónico.   

En el caso de los profesores, los estudiantes pueden interactuar en línea de manera. Aunque es posible que necesiten una comunicación más proactiva. Para que el estudiante requiera presentarse a su instructor antes de que comiencen las clases y asistir a la oficina si se ofrece. 

En cuanto a la cantidad de trabajo, al igual que en las clases tradicionales, la carga de este varía. No se debe esperar que por ser clases online la carga de trabajo sea más fácil. Se ha determinado que los estudiantes dedican de 15 a 20 horas a la semana al trabajo de sus clases online.  

Cabe destacar que esta carga de trabajo, por supuesto, puede variar entre estudiantes a tiempo completo y a tiempo parcial. Una carga de cursos y trabajos más livianos es un indicador de que exista menos estudio. 

Si bien algunos programas de grado en línea siguen el cronograma tradicional basado en semestres, existen otros que dividen el año en pedazos más pequeños. Existen casos donde los estudiantes pueden elegir la cantidad de cursos que toman al mismo tiempo. Mientras tanto, otros programas deben ceñirse a una hoja de ruta curricular ya establecida previamente. 

Los estudiantes deben determinar si el calendario académico está estructurado de tal manera que les permita equilibrar el trabajo de la escuela y la familia. Por supuesto, deben tener en cuenta que los calendarios académicos varían según la escuela. 

Las ventajas de las clases online

Como lo mencionamos previamente, unas de las mayores ventajas de las clases online son la flexibilidad en el desplazamiento y el horario. Existen casos donde el estudiante puede contratar las horas y días que más le convenga. Así puede ahorrarse los viajes necesarios y la pérdida de tiempo en estos. 

Cabe destacar que ante las clases tradicionales online nos proveen de un mejor aprovechamiento de una clase. Gracias tradicionales, se suele perder tiempo mientras el profesor explica repetidamente un ejercicio porque algunos alumnos no entienden. Además, la toma de notas mientras la explicación se está llevando a cabo, también suele crear confusión. 

En el caso de las clases online, debido a que el contenido es completamente virtual, el estudiante puede acceder a él en el momento en el que más le convenga. Y aún si no logran entender, tienen la oportunidad de permanecer en comunicación constante con los profesores. El acceso a un aula virtual permite que todo el material que se ha desarrollado durante el curso quede registrado. Lo que ante cualquier duda el estudiante puede acudir a ellos y volver a revisarlo. 

Cabe destacar que no todas las clases en línea tienen exámenes supervisados. Sin embargo, existen casos donde esto sí es una realidad. Por lo tanto, es posible que los estudiantes deban acudir a un sitio de pruebas local donde exista un supervisor en el sitio.  

Aun así, también existe la posibilidad de que los exámenes sean monitoreados virtualmente en línea. El supervisor puede hacer uso de una cámara web o de un software de computadora que detecta trampas al verificar la pantalla de quienes realizan el examen. De esta manera, los profesores también tienen un mayor control sobre las cosas que suceden en su aula virtual. 

Desventajas y desafíos de las clases online

Las clases online también traen consigo algunos desafíos y desventajas que podrían afectar el aprendizaje del estudiante. Sabemos que existen algunos tipos de clases online que ofrecen la oportunidad de estar en vivo con quién está impartiendo la clase. Sin embargo, esto no satisface la necesidad de interacción social.  

Y es que la interacción social juega un papel muy importante en el desarrollo del estudiante. Esta interacción con sus compañeros, puede ser estimulante y atractiva. Además de que alimenta la experiencia de aprendizaje y ayuda a establecer vínculos emocionales con los profesores. Si esto no forma parte del estilo de vida del estudiante, entonces se podría sentir aislado. 

Otra desventaja es que antes que cualquier programa en línea donde se espere tener éxito, los estudiantes deben tener acceso al entorno de aprendizaje en línea. La falta del acceso, ya sea por razones económicas o logísticas, puede excluir a los estudiantes del curso. En los barrios rurales y diversos económico bajo este suele ser un problema bastante frecuente. 

Por otro lado, tanto estudiantes como profesores deben tener un nivel mínimo de conocimiento informático para funcionar con éxito en el entorno en línea. De no ser así, el aprendizaje puede verse gravemente afectado, provocando que el estudiante no adquiera el conocimiento necesario. 

Si un estudiante o profesor no posee las herramientas tecnológicas necesarias no logrará el éxito en el programa en línea. Cualquier estudiante o miembro de la facultad que no pueda funcionar en el sistema arrastrará todo el programa hacia abajo. 

 

, Clases Online, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *