Complemento directo (qué es, tipos y ejemplos)

¿Qué es el Complemento directo?

En la lengua española se conoce como complemento directo a un constituyente sintáctico que los verbos del tipo transitivo necesitan.Es decir, que lo que los complementos directos hacen es completar el verbo. En los complementos directos normalmente no se usan las reposiciones en los casos que se refiere a objetos que son inanimados. En el caso de las personas o de los seres animados, generalmente se utiliza la preposición “a”. Por ejemplo en las oración “Esperamos a tu sobrino” o “Consentimos a nuestro gato”. Existen algunos complementos que se pueden utilizar para sustituir los complementos directos en la lengua española, ests son la, los, lo, las. Por ejemplo podemos decir: “He escuchado la canción” y “la he disfrutado”. 

 

Es importante mencionar que se puede hacer un duplicado pronominal de un complemento directo, esto se ve muy a menudo en el español que se habla en países como Argentina. Por ejemplo decir “La vi a tu mamá”. En estos casos es importante recordar que estos casos en los que se ve estas duplicaciones, el pronombre utilizado debe concordar con el género y el número. Es decir que cuando es en un sentido plural y de género femenino, se debe decir: “Las vi a tu tías”.  Además se debe conocer que en esos casos en los que el complemento directo se hace con algún modificador como un predicativo que sea objetivo se debe concordar también en número y género. Por ejemplo cuando se dice: “Leí libros en mi habitación, demasiado largos”. 

Todo esto nos hace comprender de una manera más sencilla que los complementos directos son pues los objetos inanimados, las personas o los animales en los que descansa toda la acción que dice el verbo. 

Unidades que funcionan como complemento directo

Existen algunas unidades que muy bien pueden funcionar como un complemento directo. Sin embargo esto solo es en casos de carácter nominal, es decir que serían sustantivos, pronombres, sintagmas nominales, estructuras coordinadas y oraciones subordinadas sustantivas. A continuación dejamos algunas oraciones con estas unidades como ejemplos: 

  • Sustantivos: El gobierno envió tropas al césar.
  • Pronombre acusativo: El gobierno las envió.
  • Sintagma nominal: El gobierno envió una legión.
  • Oración subordinada sustantiva: El gobierno declaró que Roma no aceptará las demandas de césar. 
  • Estructura coordinada: El gobierno envió tropas y regalos al césar. 

Otras unidades que pudieran funcionar de manera correcta y efectiva como un complemento directo son los sintagmas preposicionales que vienen encabezados por “a”. Sobre todo si este tiene que ver con personas, cosas y animales. Además estas oraciones carecen totalmente de cualquier complemento indirecto. A continuación dejamos algunas oraciones con el uso de estos complementos directos como ejemplo: 

  • “Miguel besó a Carmen”. Se refiere a una persona.
  • “Miguel llamó a su gato”. Se refiere a un animal. 
  • “Miguel engañó a Roma”. Se trata de un objeto inanimado. 
  • “Miguel envió un regalo a Carmen” Aquí se ve que “Un regalo” no se usa preposición para evitar posibles confusiones al respecto, aunque se trate de una persona. 
  • “Miguel le envió a Carmen un sirviente” En este caso se aprecia cómo, aunque se inviertan el orden que tienen los complementos directos conserva su función sintáctica  y continúa siendo evidente por su valor distintivo.

El complemento directo y su comportamiento

En el caso del complemento directo, cuando se aplica, tiene diferentes comportamientos que se explican a continuación. 

Cuando se reduplica el complemento directo

En estos casos se debe aclarar que, en todo momento en los que un complemento directo se haya tematizado, entonces en la oración hay que reduplicar el complemento directo pero en su forma pronominal. Por ejemplo: 

  • Dios maldijo a los egipcios con las plagas” En este caso se ve qe el complemento directo está en su lugar correspondiente, que viene a ser justo después de que se use el verbo. 
  • A los egipcios los maldijo Dios con las plagas” En este caso se aprecia que el complemento directo se encuentra tematizado porque está ocupando un lugar que no es habitual sino que es justo de primero en la oración. 

Cuando tiene concordancia con otras unidades

Esto tiene relación directa con el comportamiento anterior pero se refiere a concordar en número y género. En este caso si se habla en plural y del género masculino, entonces los complementos directos deben indicar que se está hablando en plural y con un género masculino. Por ejemplo: 

  • A los equipos los dirige Miguel” Desde el principio se entiende que está hablando de varios equipos y en género masculino. Nótese además que en el caso del nombre este comportamiento de concordancia no se aplica. 
  • “Al equipo lo dirige Miguel” Se entiende, desde el principio de la oración que se refiere a un solo equipo y que se mantiene el género masculino que no tiene que ver con el sujeto de la oración sino en la acción que éste realiza. 
  • “Miguel envió muy entrenados a los equipos”. En este caso se emplea un predicativo en el que también se aprecia la concordancia en género y número. 

El complemento directo según voz pasiva y voz activa

Cuando se usa el complemento directo en voz activa, entonces se convierte en sujeto después que la oración sufre un cambio de diátesis. Esto solo pasa en los casos en los que el complemento directo hace su función típica de experimentador o de paciente. Por ejemplo: 

  • Voz activa:Miguel incendió Roma”.
  • Voz pasiva:Roma fue incendiada por Miguel”.

En los casos en los que el complemento directo no desempeña una representación semántica diferente. Por ejemplo: 

  • Miguel pasó la noche cantando una canción”. Esto es en voz activa.

La noche fue pasada por Miguel cantando una canción” En este ejemplo se demuestra que esto de  la transformación de un complemento directo en un sujeto es imposible de aplicar en un papel semántico de “tiempo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *