Complemento indirecto (qué son, tipos y ejemplos)

¿Qué es el complemento indirecto?

Conocido también como objeto indirecto es controlado por un verbo del tipo transitivo. Se trata entonces de un constituyente sintáctico que no es obligatorio y en el cual la interpretación, desde le punto de vista semántico, es la de un receptor.  Esto es así porque el complemento indirecto es el que se encarga de recibir la acción que el verbo se encarga de expresar. 

Con todo esto se puede comprender de manera muy fácil que el complemento indirecto es el que sale perjudicado o beneficiado de aquella acción que realiza el sujeto. Todo esto desde una óptica meramente semántica donde además se puede apreciar que el complemento indirecto se cumple, mayormente, en personas que en cosas.

¿Cómo saber si un complemento es indirecto?

Al usar los complementos es importante saber cuál de ellos estamos aplicando. Es por esto que existen varias manera para poder comprobarlo, explicamos cada una a continuación: 

  • Voz pasiva: Si se presenta el caso en el que un complemento admita su enfoque a un sujeto usando voz pasiva, entonces es un complemento indirecto.
  • La sustitución: Si el complemento permite ser sustituido por un pronombre clítico, esto comprueba que es un complemento indirecto. 
  • El doble complemento: En los casos en los que se presente un doble complemento dentro de la misma frase. Uno que es de un objeto inanimado y otro que es introducido por a. El segundo complemento será indirecto siendo el primero un objeto directo. 

Formas del complemento indirecto 

 En la lengua española existen varias formas de introducir el complemento indirecto dentro de una oración. Es por esto que se ha clasificado en dos formas principales que se explican a continuación. 

La forma general

El objeto indirecto en una oración en español, se debe introducir  usando la preposición a, esto sólo cuando se trate de un sintagma nominal. Todos los complementos que se introducen con el con y con el para  puede que tengan un significado parecido. Es por esto que muchos los consideran complementos indirectos pero resulta que son muy diferentes debido a que no se pueden sustituir usando, por ejemplo, un pronombre. En los casos que se presenta el complemento indirecto como un pronombre clítico o átono como por ejemplo te, me, se, etc, no se debe usar con preposición. 

Además, hay que considerar que el objeto indirecto también puede ser una forma pronominal pero tónica y diativa u oblicua. Es decir que viene precedida por una preposición que puede ser a mí, a él o a ti

Por ejemplo: 

Andrés dio el cuaderno a Pablo.

Andrés le dio el cuaderno. 

Andrés se lo dio. 

El complemento directo de persona o el complemento indirecto pueden parecerse un poco en que los dos pueden ser introducidos usando la preposición a, pero esto puede causar una confusión entre los dos tipos de complementos.  En este caso lo mejor y más recomendable es hacer unas pruebas de consistencia que puede ser, por ejemplo, esa de tratar de volver una frase en voz pasiva o sustituir el pronombre clítico. 

Las formas alternativas

Existen algunos casos en los que se ven frases u oraciones en las que el complemento indirecto aparezca más de una vez. Esto es sólo para especificar de una manera más clara o directa la información que se esté dando. 

Por ejemplo:

Le di un presente. 

Le di un presente a María, la hermana de mi amigo

De igual manera existirán algunos casos en los que el objeto indirecto se convierta en una especie de revestimiento para el valor enfático. Este caso se da porque el complemento indirecto señala el interés que ya el hablante está tomándole a la acción realizada. Puede que se elimine esta repetición, pero en los casos que se hace, la oración o la frase pierde el sentido emotivo. 

Por ejemplo: 

No me cruces la calle – no cruces la calle.

Se me comió toda la comida –  Se comió toda la comida.

Este joven no me trabaja – este joven no trabaja. 

Esto que vimos anteriormente es lo que se conoce como dativo ético y simpatético que es un morfema de caso del complemento indirecto que también también puede llamarse así. Esto es posible porque el morfema de caso es el que corresponde al latín en donde cualquier verbo que se usa con una preposición puede que lleve diativo.  

La forma según el significado

En los pronombres de complemento indirecto representan solo a personas ya sea una o varias pues en donde se recibe la acción. Por esto se usa para hablar de personas y no de cosas o animales, esto en la mayoría de los casos, puesto que no es una regla obligatoria. 

La mayoría de los autores consideran que cuando el sintagma tiene antes una preposición que puede ser para, es un complemento pero no del tipo indirecto sino más bien del tipo circunstancial. Esto es desestimado por la gramática tradicional que defiende que sí es un complemento indirecto porque se puede sustituir por clíticos de diativos. 

Por ejemplo: 

Las seleccioné para ti te las seleccioné.

Las coleccioné para ti te las coleccioné. 

En las primeras oraciones nos deja muy claro el hecho de que las dos oraciones tienen el mismo significado. Sin embargo en las segundas, al sustituir con un clítico, se convierte en una oración gramatical. Además tiene algunos sintagmas introducidos usando el para que no funcionan como complementos directos sino que necesita otro complemento más.

Por ejemplo: 

Han traído una flor para Irene

Le han traído una flor a María, para Irene. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *