La fundación – Resumen

El teatro es una de las formas de artes más antiguas que existen, y desde su creación se ha convertido poco a poco en un medio bastante conocido y que incluso hoy día se emplea para el entretenimiento. Es por ello, que deseamos hablarte hoy de la obra teatral de Antonio Buero Vallejo, titulada La fundación. Esta obra tiene muchas cosas entrañables, y vamos a dedicarle un espacio acá para que conozca a su mente creadora, sus personajes y su argumento de una manera única. 

Un poco sobre Antonio Buero Vallejo

Nacido en Guadalajara, España, en septiembre de 1916, Antio Buero fue un dramaturgo español, cuyas obras se caracterizaban por centralizarse mucho en la tragedia del individuo protagonista, desde un punto de vista, sin embargo, más social, ético y moral, que dramático. 

Asimismo, es tenido por la crítica como un dramaturgo cuyas obras estaban llenas de simbolismos, críticas sociales y dramas históricos. Una de estas obras maestras es la que nos reúne hoy, La fundación. 

Información sobre La fundación

La fundación es considerada por muchos como una de las obras más fundamentales de toda la carrera de Antonio Buero Vallejo como dramaturgo. Es tomado como una obra dramática y muy original, muy pesada, entrañable y profunda según todo el que ha visto. Tanto es así que se han hecho interpretaciones muy diversas e incluso diferentes de la obra. 

La misma también ha contado con una versión para la televisión, y diferentes daptaciones, como la que se hizo en 2017 bajo el nombre de La nueva compañía, una versión de La fundación para jóvenes.

Resumen de la obra La fundación

La obra nos presenta a seis prisioneros que comparten una celda: Tomás, el hombre sin nombre, Asel, Tulio, Max y Lino. El protagonista es Tomás, y el escenario cambia a medida que cambia su percepción de la realidad, es decir que los espectadores percibimos la realidad desde sus ojos. Tomás cree que está en una residencia de estudiosos investigadores, y le resultaba sobrio y cómodo a la vez. Sus compañeros son casi siempre distantes, aunque hostiles a veces, y no comparten su visión de la situación.

Tomás habla de visiones sobre su novia Berta, lo cual le mantiene optimista, para lo cual debe lidiar con un compañero tendido en su cama que no le habla y el hedor en la habitación. 

Al transcurrir el tiempo, se comprende que la realidad es objetiva, y que su compañero silencioso en realidad está muerto desde hace días. Varios personajes le retiran sin contemplación alguna. Los demás son prisioneros que comparten una celda desolada. Tomás ha sufrido de la locura que lo hace confundir sus deseos de la realidad en la que vive. Sin embargo, termina comprendiendo que es prisionero debido a sus ideas políticas. Comprende también porqué están ahí sus compañeros, comprendiendo sus actitudes como humanos que son. De hecho, estos habían ideado un plan, excavando túneles en las anteriores cámaras de castigo. 

Los carceleros entonces entran a la celda llevando afuera a Tulio, muy seguramente caminó hacia su ejecución. Al rato entran para llevarse a Asel, y este al caer de su destino se suicida en ese momento. Es allí cuando Lino, en medio del caos, asesina a Max defenestrándolo, y Tomás intenta ignorar toda la situación y fingir que reconoce todo lo ocurrido. 

Posterior a esto se presentan los carceleros de nuevo, esta vez para llevarse a Tino y a Tomás. Es aquí donde no se deja claro, si los llevarán hacia las cámaras de tortura desde las cuales podrían escapar o a la sala de ejecución como a los demás. Y aquí es donde termina esta historia.

Análisis de La fundación

Es acá donde nos encontramos un poco el profundo simbolismo que embarra a toda la obra. Muchos han interpretado a la celda como aquellas cadenas que los humanos tenemos, tanto interiores como exteriores, algunas creadas por nosotros y otras impuestas de manera arbitraria. 

Esta obra intenta retratar cómo el huir de la realidad no es capaz ni de cambiarla, y no hace que se mejore como seres humanos. Es aquí donde vemos a Tomás, que es ignorante del mundo imaginario que creó para hacer pensar a sí mismo que todo estaba bien. En el momento en que comprende todo esto, es capaz de vivir la realidad tal y como es, luchando por cambiarla en algo mejor. Asel es también una forma de ver cómo superar las cosas y escapar de las celdas hechas por nosotros mismos o impuestas.

Nos encontramos además con una construcción del ambiente muy dramática e inmersiva. Aquí vemos como todo cambia conforme Tomás va comprendiendo cada vez más lo que le rodea. Se muestra que Tomás en una primera parte de la obra se nos presenta con una vida feliz debido a su enajenación mental. En donde se ignora el pasado por un presente que se idealiza, y que no será entendido fuera de su falsedad para nuestro protagonista, que será entendiendo su pasado. Esto nos quiere decir que el espectador sólo entenderá su presente si es capaz de entender su pasado. Quitando así aquello que lo limita a ver la verdad total por muy dolorosa que esta sea. 

En fin, que es una obra que sinceramente vale la pena ver y leer, muy entrañable y que no logra cubrirse por completo en este artículo, según nosotros.

, La fundación – Resumen, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

One comment Add yours
  1. Algo corto, pero bueno, lo llegaría a extender algo más y sobre todo quitar los anuncios entre texto, molestan y evita la concentración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *