La métrica y la estrofa en la literatura (tipos y ejemplos)

La métrica

Se conoce como métrica a esas regularidades que son sistemáticas y formales y que se encuentran como una característica en la prosa rítmica y en la poesía versificada. En la lengua española vemos que la métrica se cumple en un verso que esté formado por sílabas todas en un número fijo y con una determinada acentuación, es decir, que los acentos también deben ir bien distribuidos para que se forme una rima optativa. Ahora, si hablamos de la métrica a un nivel grecolatino, podemos decir entonces que ésta se apreciaba en una repetición de sílabas breves y largas. Estas eran determinadas y se presentaban como una secuencia, es decir, una seguida de la otra. 

La métrica germánica y la escandinava se ve el verso formado por una repetición de un mismo fonema que se formaba en tres palabras diferentes. En este caso su característica más notable es que de la tercera sílaba que está acentuada, se veía que su consonante coincidía con la primera sílaba tónica o de manera frecuente podía también coincidir con la segunda. Además de manera excepcional podía coincidir también con la cuarta sílaba acentuada. 

Existe también la métrica hebraica que es contraria a lo que hemos visto de las otras pues ésta se construye a partir del paralelismo. En este estilo métrico están escritos, por ejemplo, los versos del Salterio que son los salmos que conocemos de la Biblia. El libro Cantar de los cantares y el libro de Job junto con otros libros de la Biblia están construidos en verso o, mejor conocidos en este caso como versículos. 

La estrofa

Es uno de los aspectos básicos de la métrica junto con el verso y el poema. Se trata pues de versos con los que se forma un conjunto que están distribuidos de manera fija en sílabas y rimas que se van repitiendo dentro del mismo poema. Esto de manera regular, además en la mayoría de las veces la estrofa se puede constituir por un sólo poema. La estrofa comprende dentro de sí un pensamiento completo y esto lo hace ser totalmente autónomo, semánticamente hablando. En la lengua castellana, la estrofa puede contener de dos a trece versos. 

Tipos de estrofas

Las estrofas se clasifican según el número de versos que tenga. Cada una cuenta con características diferentes que veremos a continuación.

Estrofas de dos versos

Son conocidas como pareado y se forman con dos versos. No importa el número de sílabas que los versos tengan pero sí que rimen. Normalmente son rimas consonantes que se pueden presentar en varias combinaciones entre arte mayor y arte menor. En la antigüedad se usaban para los refranes, los alejandrinos franceses y con versos de catorce sílabas en el Modernismo. 

Por ejemplo: 

  • Refrán popular: 

Me ha salido un pareado

Sin habérmelo pensado. 

 

  • Mote del siglo XV usado por el conde de Salinas:

 

Yo he hecho lo que he podido

Fortuna, lo que ha querido. 

Estrofas de tres versos

Conocido como terceto que, tal como su nombre lo indica, se forma con tres versos que son endecasílabos en la mayoría de los casos. Es decir, que todos deben tener once sílabas en total. Su esquema debe ser de rima consonante en formas ABA BCB CDC. Debe terminar haciendo un serventesio para evitar los versos sueltos, todo esto junto a un pareado final. Estas características provienen de lo que se conoce como terza rima que fue creada para la divina comedia de Dante Alighieri. 

Por ejemplo:

 

  • Un manotazo duro, un golpe helado,

 

Un hachazo invisible y homicida,

Un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión mas grande que mi herida,

Lloro mi desventura y sus conjuntos

Y siento más tu muerte que mi vida…

Miguel hernández Siglo XX.

Estrofas de cuatro versos

Se conoce también como triana, copla o cuarteta asonantada. Se forma por cuatro versos de ocho sílabas cada uno y en donde hay rimas pares con asonantes. 

Por ejemplo: 

 

  • En los pinares del júcar

 

Vi bailar unas serranas

Al son del agua en las piedras 

Y al son del viento en las ramas

 

 

  • Luis de Góngora.

 

Están clavadas dos cruces

En el monte del olvido

Por dos amantes que han muerto

Sin haberse comprendido

Popular.

Estrofa de cinco versos

Son varias las estrofas de cinco versos entre las que se encuentran las quintillas que vienen a ser una sucesión de cinco versos en total donde todos son de arte menor. Generalmente se trata de versos de ocho sílabas en los que se encuentran dos rimas que se entrecruzan y en las que no debe existir romas entre tres versos que estén seguidos uno de otro. 

Por ejemplo: 

 

  • Quedar las arcas vacías,

 

Donde se encerraba el oro

Que dicen que recogías,

Nos muestra que tu tesoro

En el cielo los escondías.

A la muerte de Felipe II Escrito por Miguel de Cervantes.  

Otras clasificaciones de las estrofas

Existen unas clasificaciones más de las estrofas donde se encuentran las siguientes:

  • Las estrofas de seis versos: La sexta rima, la sextilla manriqueña y la sextilla.
  • Las estrofas de siete versos: La pavana.
  • Las estrofas de ocho versos: La octavilla real, la estrofa de arte mayor, la octavilla, la octava aguda y La octava Pedro de Oña. 
  • Las estrofas de nueve versos: La novena y la estancia spenseriana. 
  • Las estrofas de diez versos: Las copla real, el ovillejo, la seguidilla chamberga, la décima italiana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *