Oración y enunciado (qué son, tipos y ejemplos)

La oración

Se considera que una oración es esa secuencia de palabras que, de manera sintáctica, pueden formar un enunciado o ser parte del mismo. Entre las oraciones existen las enunciativas y las declarativas, éstas son una entidad de la gramática que sirve para comunicar una situación o algún estado de hecho. Entonces comprendemos que, en el caso de ser una oración declarativa, se puede utilizar para reflejar con ella lo que contiene una proposición determinada. De manera mucho más clara podemos decir que la oración viene a ser una serie o un conjunto compuesto por palabras que que pueden expresar una idea de manera completa. Además las oraciones poseen cierta autonomía sintáctica. 

También se puede tener como concepto de este término al que dice que la oración se trata de un constituyente sintáctico que es independiente y pequeño. Es totalmente capaz de expresar, informar o revelar  ideas y hasta puede ser parte de un enunciado. 

En este sentido podemos aclarar que la oración se debe realizar en un contexto o alguna situación determinada y requiere el apoyo de algunos códigos o signos no lingüísticos que sean concurrentes como, por ejemplo, los gestos. Su diferencia más notoria con las frases es porque en el caso de las oraciones tienden a ser más largas y tienen una estructura que puede resultar compleja o analítica. 

El enunciado

El enunciado es una secuencia mínima de palabras que puede estar dentro de una oración o que se puede realizar en la misma. Además se puede decir que un enunciado es un sinónimo de oración pero de una manera más informal. Desde un punto de vista más lógico se puede entender a un enunciado como una oración verdadera o falsa. Cuando se da un argumento lógico se hace a través de enunciados que se conocen como premisa o conclusiones. Por ejemplo: Venus es un planeta.

Explicado con otras palabras se puede decir que un enunciado es una serie de elementos que se combinan entre sí y que se forman de componentes comunicativos como los códigos. De esta manera se forman los mensajes verbales. En un enunciado no se toma en cuenta la cantidad de unidades que se pueden utilizar, entonces pueden existir enunciados de un solo sonido hasta algunos que contienen muchas palabras.Podemos comprender entonces que cuando se habla de exclamaciones y algunas expresiones lingüísticas son hechas a partir de enunciados. Entonces entendemos que el enunciado es lo que se expresa usando alguna forma lingüística en un contexto determinado.  

Tomando en cuenta todo lo antes expresado, podemos concluir que el enunciado es una unidad que no está dentro de lo convencional sino de lo que es real. Forma parte del lenguaje que usamos de manera cotidiana pero de forma inconsciente y que es muy común que se confunda con las oraciones. 

Diferencia entre el enunciado y la oración

Cuando nos comunicamos, ya sea por medio de algún escrito o de forma verbal, usamos oraciones y enunciados. Es muy común confundir uno con oro puesto que los dos se forman de grupos de palabras. Sin embargo existen algunas diferencias que ayudan a identificarlos de manera inequívoca. Una de estas diferencias es que el enunciado puede formarse con una sola palabra, en cambio para una oración esto es imposible, puesto que esta última necesita algunas más para expresar la idea completa. 

Existen dos clases de enunciados que son la oración y las frase. La primera ya hemos visto su definición, pero las frases son enunciados que no poseen verbo, al menos no de forma personal y, además, no pueden descomponerse. 

La oración, en cambio, posee sujeto y predicado. El sujeto hace referencia a aquella persona, animal o cosa de la que se habla en la oración. El predicado es aquella acción que el sujeto realiza en la oración. Una oración sí se puede descomponer ya que posee, además de los antes mencionados, algunos elementos más. 

Por otro lado es importante mencionar que las muletillas, las frases hechas, las fórmulas de cortesía y algunos elementos más no constituyen la oración, estos son parte de los elementos autónomos. Mientras que los elementos no autónomos se usan para modificar o complementar las oraciones pero de manera completa y no solo una parte de la misma. 

Ejemplos de enunciados y oraciones

 Con el propósito de comprender un poco más cómo funcionan y se utilizan, de manera correcta, los enunciados y las oraciones, a continuación se dejan algunos ejemplos de cada uno de ellos: 

 

  • Oraciones:

 

María va al parque.

La noche se esperaba fría.

EL día estaba tranquilo.

Manuel venía caminando.

La casa estaba llena de amor.

EL perro ladraba fuerte.

El gato estaba dormido.

Los sonidos armoniosos son agradables.

El atardecer estaba hermoso.

José se quedó en la casa.

Miriam limpia el suelo.

Alberto se ríe mucho.

Los mentirosos serán castigados sin piedad.

Yo compré almendras y mi hermano compró caramelos.

Por entre las flores corrían los jóvenes. 

 

 

 

  • Enunciados: 

 

No puedo entenderte.

María tiene la piel morena

La sombra de la farola. 

Caballos y gatos.

Abre la puerta, por favor.

Felices sueños.

Si sigues llorando, el no va a venir.

No me digas que le temes a los perros.

Los elefantes son pesados y las jirafas muy altas.

¿Qué hora es?

Cierra la ventana.

¡Que viva la familia!

Compré cinco panes y tres donas.

Ese auto va muy rápido.

¿Te quedas a dormir?

María cree que viene mañana. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *