Perífrasis verbal (qué son, tipos y ejemplos)

¿Qué es la perífrasis verbal? 

Se dice que una perífrasis verbal es la que se compone con dos formas de verbo, como mínimo. Una de estas formas verbales debe ser finita que es la que conocemos como auxiliar y la otra es n o finita o verbo principal que se le da el nombre de verboide. Es normal que entre estas dos formas verbales exista alguna adposición. Sin embargo hay que recordar entonces que las perífrasis son construcciones a nivel de sintáctica en donde participan dos o más verbos. Estos dos verbos, desde el punto de vista semántico, deben expresar la acción pero en matices que pueden ser de modalidad o de aspecto. Los matices no deben acoger en ningún caso la conjugación que regularmente se hace y en las que no se expresan formas simples. En la lengua española existen al menos unas ciento cuarenta perífrasis, algunas más usadas que otras. 

Comprendemos entonces que una perífrasis es cuando hay una secuencia sintáctica que está formada por formas verbales y un auxiliar. En una perífrasis el auxiliar funciona como un núcleo sintáctico para el sintagma de tiempo. En el caso del verboide que puede ser participio, infinitivo o gerundio, funciona como el núcleo sintáctico pero de un sintagma del tipo verbal. En el mayor de los casos, las perífrasis pueden unir verbos usando un nexo que siempre es una preposición o una conjunción. Por ejemplo en la siguiente oración: tengo que salir, vemos que tengo viene a ser el verbo auxiliar, que se convierte en el nexo o enlace y salir es la forma no personal en infinitivo que lo que le aporta el significado léxico a la oración. 

Tipos de perífrasis verbal

Se puede decir que en la lengua española existen muchos tipos de paráfrasis que surgen según su función semántica.  Teniendo esto claro podemos decir que los tipos de perífrasis verbales son: 

Perífrasis de desarrollo o aspectuales

Estas son las que se usan para indicar alguna acción que se encuentra en proceso de ser realizada. Estas, a su vez, tienen una clasificación interna surgiendo algunos tipos más de perífrasis verbal que son: 

    • Las frecuentativas: Se componen por el verbo soler y se refiere a las acciones que son habituales. Por ejemplo: Él suele correr por las mañanas
    • Las durativas: Son las que se usan para indicar alguna acción que está sucediendo en el mismo momento en el que son anunciadas y se componen por los verbos venir, andar, estar, seguir e ir.. Por ejemplo: Martín está jugando en la cocina.
    • Las ingresivas: Son las que indican que una acción que se está realizando será seguida, inmediatamente, por otra acción. Se construyen con los verbos ir a, estar a punto de y estar por.  Por ejemplo:  Iba llegando a casa, cuando escuché tu voz, inmediatamente corrí hacia ti. 

 

  • Las reiterativas: son las que usan el verbo volver y sirven para presentar alguna acción que se hace constantemente. Por ejemplo: Quería volver a tu casa pero sabía que no estarías allí.

 

  • Las incoativas: Estas son las que sirven para indicar que acaba de empezar la acción. Se construye con los verbos empezar, echarse y comenzar. Por ejemplo: Comenzó a llover, cuando planificaba salir
  • Las resultativas: Son las que se usan para expresar que la acción acaba de concluir y en ella se usan los verbos estar, dejar, acabar, tener, terminar, traer, llevar, verse, cesar, sentir y quedar. Por ejemplo: Cuando terminó de cantar, sintió que al fin se tranquilizaba

Perífrasis modales

Este tipo de perífrasis son las que se encargan de entregar alguna información que hable de la actitud del sujeto. Esto es posible a través de una acción que es indicada por el verbo. Las perífrasis verbales modales tienen una subclasificación que presentamos a continuación: 

  • Las perífrasis de posibilidades: Son las que utilizan el verbo poder.  Se usan para indicar alguna probabilidad que sea real y tangible que el sujeto tenga de lograr alguna meta u objetivo específico. Por ejemplo: Él puede obtener la victoria que tanto quiere, si se esfuerza un poco más.
  • Las perífrasis de obligaciones: En ellas se usan los verbos deber, tener y haber. Se utilizan en los casos donde se necesita expresar  que la acción que el verbo indica no se puede eludir de ninguna manera. Por ejemplo: María debe cancelar toda su deuda para poder estar tranquila.
  • Las perífrasis de probabilidades: En este caso los verbos que se usan con más frecuencia son deber y venir. Se trata de un tipo de perífrasis que se emplea en algunos casos especialmente para indicar la existencia de una probabilidad,  por remota que esta sea, de que el verbo sea realizado. Por ejemplo: Vendrá a visitarnos, en cuanto tenga todo el dinero del pasaje. 

 

La estructura de una perífrasis

Las perífrasis, al ser construcciones verbales, contienen verbos donde uno es conjugado y el otro solo en forma no personal. Cuando ocurre la unión entonces el aspecto es modificado añadiendo algunos matices al mismo verbo, esto en una forma no personal de la perífrasis. En estos casos el verbo conjugado puede que carezca de información semántica, esto por causa del proceso de gramaticalización que sufre. 

Entonces todo esto nos deja con algunas estructuras de perífrasis que son las siguientes: Verbo conjugado + nexo (Solo en casos que lo siguiente sea un infinitivo) + verbo infinitivo que puede ser en gerundio o participio. 

Por ejemplo: 

  • Perífrasis en participio: Llevar leído.
  • Perífrasis en infinitivo: Solo leer

Tener que / deber / + estudiar.

  • Perífrasis en gerundio: Permanecer corriendo. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *