Recursos Literarios – lista completa con definición y ejemplos

¿Qué son los recursos literarios?

En la literatura existen muchos recursos que son estrategias que aplican los autores en sus obras con el fin de brindar una mejor experiencia al lector. Estos recursos otorgan a la literatura una belleza y potencia mucho mayor que sólo el ingenio del escritor.

Entonces comprendemos que los recursos literarios son especiales y hacen que la obra literaria salga de lo ordinario utilizando el idioma de forma especial. 

Los recursos literarios van mucho más allá de hacer un verso o de presentar estéticamente una obra con recursos visuales. Al usar estos recursos se busca transmitir las ideas del autor pero utilizando métodos que hacen que todo el modo común tenga variaciones en el uso del lenguaje.

Sin embargo todas las obras de la literatura están escritas de manera original utilizando un lenguaje que se puede considerar fuera de lo común. Para lo cual no sólo utilizan el verso sino que también hacen uso de la prosa.

A todo esto se le suman entonces los diferentes recursos literarios lo que da como resultado una obra totalmente única y singular, dejando bien marcado el estilo que cada escritor puede tener. 

En ocasiones, estos recursos de la literatura, se usan de forma cotidiana, es decir, en la lengua común pues se emplean para hacer énfasis en algo o como una forma de juego. Aunque en la lengua hablada no es usual. En el caso, por ejemplo de los relatos orales, de los chistes y de algunas otras formas de expresión se presentan como una forma de lenguaje ingenioso en la sociedad. 

Tipos de recursos literarios

El símil o la metáfora

Es un recurso en el cual se sustituye completamente un referente por algún otro pero con el cual se mantenga un vínculo que le otorgue alguna semejanza.

De esta manera se puede establecer alguna comparación entre los dos tomando en cuenta todos sus rasgos o definiciones. Cuando se presenta por medio de un nexo, que puede ser un “como” entonces se trata de un símil. En los casos que este nexo no exista entonces estaremos ante una metáfora. 

Ejemplo de símil o metáfora

  • El rubí de tus labios”.

Esto se toma como una metáfora en la que se está comparando los labios de una persona con el rubí debido a su color rojo. 

  • Tus labios rojos como rubíes”.

Aquí, aunque se está diciendo lo mismo que en la primera frase, se presenta de forma diferente. Se observa el uso del nexo por lo que se toma como un símil. 

La metonimia

Este recurso literario se presenta cuando se hace un intercambio entre dos referentes. Es muy parecido a la metáfora pero en este caso se necesita, de forma obligatoria, tener alguna relación entre los referentes. Por ejemplo se puede intercambiar el efecto por la causa o la algún objeto por la procedencia que tenga. 

Ejemplo de metonimia

  •  “Leíamos a Neruda”. 

En este ejemplo se nota claramente el intercambio cuando en vez de nombrar el libro se hace mención del autor. 

  • Fuimos a comer árabe”.

Se intercambian la nacionalidad por la comida específica que se consumió.

La hipérbole

Se trata de una completa exageración que se hace al estilo poético. Al hacer uso de la hipérbole lo que se busca es marcar o hacer énfasis, en el sentido más explícito que se pueda, sobre alguna idea en específico.  

Ejemplo de hipérbole

  • María era tan alta como el asta de una bandera”.

En este ejemplo se puede notar el uso de la hipérbole cuando se intenta enfatizar la estatura de María comparándola entonces con el sta de una bandera. 

La personificación

Se presenta en esos momentos en los que se busca dar a un objeto que es inanimado o a algún animal, una característica que sólo tienen los humanos. 

Ejemplo de personificación

  • Las flores se inclinaban hacia nosotros con curiosidad”.

Podemos notar la personificación al decir que las flores se inclinaban con curiosidad, un rasgo exclusivo de los seres vivos.

El oxímoron

Vemos este recurso empleado en los casos que se presentan, dentro de la misma oración, dos términos que de manera lógica son extremadamente opuestos. Es decir, que usarlos de esta manera sería ilógico ya que los dos términos no pueden convivir. 

Ejemplo de oxímoron

  • El gélido calor de sus labios”.

Las palabras “gélido” y “calor” son totalmente opuestas, por lo que lógicamente, no pueden convivir en la misma oración.

La hipérbaton

Es una alteración que se hace  en el orden común de una oración. Para esto se debe hacer uso de la sintaxis para resaltar algún significado en específico. 

Ejemplo de hipérbaton

  • Una caricia a tu mejilla ayer le di”.

La anáfora 

La anáfora es cuando se hace una repetición de las primeras palabras en dos o tres frases que se presentan de forma seguida. Es un recurso que aporta melodía al escrito que está muy ligado a lo intenso de los sentimientos expresados en el texto. 

Ejemplo de anáfora

  • Ese día caminamos junto al mar. Ese día fue el mejor de todos”.

La onomatopeya

Se emplea este recurso literario en esos momentos en los que se busca representar usando un lenguaje hablado, el sonido que haría algún animal o cosa. 

Ejemplo de onomatopeya

  • Se hacía eterno escuchar el tic tac que hacían las agujas del reloj”.

La ellipsis

Se trata de un recurso de la literatura que cumle con la omisión o, mejor dicho, en el que se evita, de forma deliberada, nombrar alguna cosa o dar información.

Esta omisión no debe interferir en lo que se quiere decir, es decir, que se debe entender todo el mensaje aún cuando falte este dato. 

Ejemplo de elipsis

  • Desperté mojado de sudor, ella arropada y seca”.  

En este ejemplo se puede notar que se evita decir que ella también había despertado, pero de igual manera la oración es totalmente entendible.

La aliteración

Su uso es totalmente fonético y se conoce como la construcción, de forma deliberada, de una frase en la cual se esconde una repetición de algún sonido específico. Normalmente se usa en adivinanzas y trabalenguas pues es algo que se debe descubrir para dar con la respuesta. 

Ejemplo de aliteración

  • Te la digo, te la digo, te la vuelvo a repetir. Te la digo mil veces y no me la sabes decir”. 

En esta adivinanza se esconde la respuesta al decir las dos primeras palabras “la Tela”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *