Resumen de La Ajorca de Oro

La Ajorca de Oro

En marzo de 1861 aparece por primera vez en el periódico El Contemporáneo La Ajorca de Oro, una leyenda escrita por Gustavo Adolfo Bécquer. Esto llamó mucho la atención debido a su estilo frugal y perverso final. También forma parte del conjunto de leyendas escritas por el mismo autor llamada Las Leyendas de Bécquer. 

La leyenda cuenta la historia de el joven Pedro Alfonso de Orellana y su amada María Antúnez, donde está, con lágrimas en los ojos, le pide al joven que robe la ajorca de oro. La ajorca le pertenece a la Virgen del Sagrario, patrona de Toledo. El joven a primeras empezó a titubear pero se negaba a defraudar a su amada, entonces aceptó robar la ajorca de oro para ella. No obstante, al tener en sus manos la preciada joya, la mente del joven empezaría a descender a la locura.

Resumen de La Ajorca de Oro

Se nos cuenta la historia de Pedro Alfonso de Orellana, un apuesto joven que está completamente enamorado de María Antúnez. Ella es una mujer caprichosa que solo tiene interés en lujos y en sí misma. Un día, Pedro consigue a su amada llorando, y el joven intrigado le pregunta la razón acerca de su llanto. La chica soltó un suspiro y contestó que él no lo comprendería, pero el joven Pedro seguía insistiendo, entonces la chica le dijo la verdad.

María le dijo que en su visita a un templo se había interesado en un objeto que la hizo distraerse de sus oraciones. Había visto la ajorca de oro que la Virgen del Sagrario tenía en su brazo, quedando ella asombrada por el brillo que emanaba de la joya. María quería poseer la ajorca de oro, tanto que soñaba con ella cada noche.

El joven Pedro escuchaba atentamente. Entonces el joven le preguntó en dónde se encontraba la joya y quién la tenía. Cuando ella le explica que la joya le pertenecía a la Virgen del Sagrario que estaba en la catedral, el joven Pedro quedó angustiado. Él haría lo que fuera por su amada, pero nunca robarle a la Virgen del Sagrario.

Pedro reflexiona un largo rato sobre la situación, pero al final decide que su amor por su amada María es más grande que sus ideales religiosos. Por lo que ese día en la noche entró en la catedral y le quitó la ajorca de oro a la Virgen.

Pero luego todo el entorno de la catedral empezó a cambiar; veía estatuas, demonios y seres sobrenaturales yendo hacia él. Pedro quedó desmayado del horror y a la mañana siguiente los encargados de la catedral lo consiguieron tendido en el suelo con la ajorca. Cuando estos se acercaron, Pedro exclamó: «¡Suya, suya!». El pobre joven había enloquecido.

Características de La Ajorca de Oro

En esta leyenda se nos muestra el talento de Gustavo Adolfo Bécquer para mantener el interés del lector en las páginas. Mostrando elementos que van desde lo real hasta lo ficticio. 

 

La historia nos presenta los temas del egoísmo, el amor supera a todo, la mujer, religión, tentación y miedo. En la estructura espacio-temporal, la leyenda está desarrollada en el siglo XVIII en Toledo, siendo sus protagonistas, de igual forma, toledanos.

En la primera parte de la leyenda es Bécquer quien narra la historia en primera persona. Este describe y da su opinión sobre los personajes de Pedro y María. Ya después de esto, empieza la historia contada en tercera persona, siguiendo los hechos de manera lineal.

La característica más notable de la obra es el romanticismo. Pedro está incondicionalmente enamorado de su amada María que hasta robó la ajorca de oro para ella, poniendo el sentimiento por encima de la razón. En el romanticismo es común utilizar elementos de belleza, y aquí Bécquer lo hace de igual manera al describir la belleza de María y la de la catedral. Y más que su entorno, la historia se enfoca en el conflicto de los personajes: el del apuesto joven en busca de la ajorca de oro para su enamorada. 

Bécquer narra la leyenda con un estilo directo y muestra las palabras textuales de los personajes en los diálogos. Al mismo tiempo hace una mezcla de narración y adjetivación, describiendo las situaciones en las que los personajes se encuentran. Se muestra también el uso de recursos literarios como la paranomasia, metáfora o comparación.

Personajes de La Ajorca de Oro

Pedro Alfonso de Orellana

Las características que más sobresalen de Pedro Alfonso de Orellana son de un joven osado que está enamorado de María Antúnez. Al final termina enloquecido por robarle la ajorca de oro a la Virgen del Sagrario para complacer a su amada. Aunque en verdad se trata de un joven temerario que al intentar presumir frente  a su enamorada terminó pagándolo caro.

María Antúnez

María Antúnez es una chica con una belleza espléndida y personalidad caprichosa. Se le muestra como manipuladora y egoísta, llorando para que su enamorado le traiga la ajorca que tanto anhela. 

Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer fue un poeta español que, junto con Rosalía de Castro, es de los escritores más célebres de la poesía posromántica. Y a pesar de que en vida llegó a tener buena reputación, tras su muerte se le reconoció el mérito que tiene hoy en día.

Su obra influyó en varias figuras de la literatura como Rubén Darío, Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez. Además se le conoce como el iniciador de la poesía española contemporánea. Su obra más memorable es Rimas y Leyendas, donde muestra un conjunto de poemas y relatos, siendo La Ajorca de Oro parte de las Leyendas de Bécquer.

, Resumen de La Ajorca de Oro, Estudianteo

Importante: Si quieres utilizar como fuente el contenido de Estudianteo, asegúrate de citar al autor del artículo y de enlazar a la página web de origen con un enlace (Estudianteo) para respetar el Copyright del contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *