Sustantivo (qué es, tipos y ejemplos)

¿Qué es el sustantivo?

El sustantivo es una palabra que utilizamos a menudo sin darnos cuenta tanto para hablar como para escribir. Se trata pues de esas palabras que decimos cuando necesitamos nombrar algo o a alguien. Anteriormente era normal pensar en el sustantivo como un nombre. Esto es porque con él se nombran personas, objetos, sentimientos, lugares, animales y algunos otros seres que puedan existir en la realidad o de manera ficticia. 

Es importante decir que el sustantivo pertenece a una parte importante de la oración pues es el núcleo del sintagma nominal. Esto es así porque es el que se usa para nombrar al sujeto en la oración. Se encuentra unido a los adjetivos y artículos que son los modificadores. Puede que en la misa oración existan varios sustantivos. Lo importante es que todos tengan concordancia con el verbo que se conjuga del predicado. Esto mismo ocurre de manera directa con lo que conocemos como adjetivos pues deben ir en concordancia con los sustantivos. Además de coincidir también en número y género para que exista coherencia en la oración.   

Es por esto que existe una clasificación especial para cada uno de ellos dependiendo de lo que se quiera nombrar en ese momento. Además con el sustantivo se pueden reconocer algunas características más como el hecho de si es plural, singular, femenino, masculino o con género neutro. 

Clasificación de los sustantivos

La clasificación de los sustantivos se  puede hacer dependiendo de algunos factores. Tomando esto en cuenta podemos decir que tenemos las siguientes clasificaciones: 

Según lo que nombra

  • Los sustantivos propios: Son los que se usan para nombrar a un ser específico  de forma correcta. Estos seres pueden ser un sujeto o un objeto particularmente.Una de las características que define a los sustantivos propios viene siendo que se deben escribir con la primera letra en mayúscula. Por ejemplo cuando nombramos una persona o alguna ciudad. 
  • El sustantivo común: Son los que se usan de manera general para designar a una persona, objeto o animal. Es decir que son los que usamos cuando hablamos de una mesa, silla, perro, caballo, etc. Estos se dividen en los sustantivos comunes concretos y en los abstractos. Los primeros se refiere a  todas aquellas cosas que se pueden percibir a través de los cinco sentidos. En el caso de los segundos habla más bien de sentimientos o ideas que no se perciben por ningún sentido natural.

Contables y no contables

  • Sustantivos contables: Éstos son los que se usan para señalar. Por ejemplo cuando nos referimos a tres rosas estamos haciendo uso de este tipo de sustantivo pues estamos dando a entender que son exactamente tres rosas y no solo una. Es importante mencionar que este tipo de sustantivo trabaja de manera muy estrecha con cuantificadores plurales. Esto sin necesidad de verse alterado su semántica. 
  • Los sustantivos no contables: Son las que señalan aquellos eventos, realidades, personas o cosas que no permiten contarse. Aunque sí se pueden usar en esos casos en los que se hace referencia a variedades o clases de una misma cosa. Uno de esos casos se ve en la siguiente oración cinco vasos de agua.

Individuales o colectivos

  • Los sustantivos individuales: Son los que se usan para referirse a elementos de manera singular aunque estos pertenezcan a un conjunto contable. Un ejemplo es decir perro o burro, ambos son singulares pero perros hay muchos y burros también. En caso de los idiomas en los que se usa el plural gramatical, se acostumbra usar uno de sus morfemas plurales para designar o referirse a estos sustantivos.  
  • Los sustantivos colectivos: Son esos que se usan para nombrar en singular a varios elementos que pertenecen a un mismo grupo contable. Un ejemplo de esto sería la palabra jauría que da a entender que son varios aunque la palabra sea en singular. 

Los sustantivos de género y número

En la clasificación de los sustantivos están aquellos que poseen numero que son los singulares y plurales y los que poseen género que puede ser masculino, femenino o un género neutral. Es importante poder conocer que todos los géneros o, al menos, la mayoría de ellos, se pueden modificar.Es decir que se pueden pasar de masculino a femenino o de singular a plural. Esto es posible porque la mayoría de los sustantivos femeninos terminan con la vocal a  y los masculinos con una o. Entonces solo hay que cambiar esa última vocal y se modifica el sustantivo. 

Esto se puede verificar en esos casos donde nombramos, por ejemplo, al gato y la gata. Al momento de hacer estas modificaciones hay que tener especial cuidado pues existen casos en los que estos cambios pueden modificar su significado. Esto ocurre, por ejemplo, en el caso de las palabras canasto y canasta. En este caso no cambia de género sino de tamaño. En otros casos vemos que el femenino es una palabra que es muy diferente al masculino. Por ejemplo en el caso del caballo y la yegua o con el actor y la actriz. Además se deben considerar también los casos en los que se usan las misma palabras para referirse al masculino y al femenino. Por ejemplo en el caso de las palabras tórax o caries. 

Para cambiar de singular a plural todo está en la s del final de la palabra que es lo que dice si se refiere a uno o varios elementos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *